Compartir

Màxim Huerta, el ministro más breve de la historia con tan solo seis días en el Gobierno, ha vuelto a ‘El programa de Ana Rosa’ donde colaboró durante once años. Allí ha contado a corazón descubierto todo lo sucedido tras abandonar la cartera ministerial.

En su primera entrevista en televisión desde que dimitiera como ministro de Cultura y Deporte, Màxim ha repasado los momentos tan duros que vivió tras dejar el Ministerio.

Asegura que está muy ilusionado con la presentación de su libro ‘Intimidad improvisada’, y admite que ha estado “muy mal” pero que no se arrepiente de haberle dicho que sí a Pedro Sánchez porque “me parecía ilusionante”.

Ante las preguntas de Ana Rosa Quintana, Màxim ha recordado que recibió la propuesta de Sánchez vía telefónica en plena Feria del Libro. Tras felicitarle por su victoria en la moción de censura, le ofreció el cargo de ministerio de Cultura y Deporte y le dijo que no colgaría sin una respuesta: “Le dije que sí y mi vida cambió”.

A la pregunta de si ahora es más feliz, ha recordado que estaba “muy ilusionado al aceptar la cartera” y que superó el ‘golpe’ “con ayuda médica, amigos y familia”.

El exministro ha reconocido que ha sufrido una depresión en la que llegó a no importarle que “se le fuera el coche” de las manos,  y que no podía verse rodeado de gente porque temía sus miradas: “El miedo está en ti”, ha dicho.

El exministro ha contado que tras dimitir se reunió con su madre.  “No hablamos, apagamos la tele, nos pusimos el pijama, me preguntó qué te hago de cenar.”

Cargado de emoción aseguraba que “fue una comunión madre e hijo, lo recordaré como uno de los mejores momentos de tu vida”, cuando lo que necesitas es el abrazo y una madre es necesaria otra vez.

De cara a las próximas elecciones ha asegurado que votará a Manuela Carmena e Íñigo Errejón en Madrid, y papeleta socialista el 28 de abril.