Compartir

Una nueva señal confirmaría que el acercamiento entre Estela Grande, mujer de Diego Matamoros, y Kiko Jiménez, pareja de Sofía Suescun, responde a un montaje para continuar en el concurso y atiborrarse de platós cuando salgan de la casa.

Estela ha escrito una carta a su marido donde confirma que “aprendo rápido y yo también estoy haciendo mi juego”, al tiempo que recuerda su amor por Diego.

“Estoy haciendo mi concurso de una forma muy sincera y transparente, espero que os llegue así y también espero que mi gente esté orgullosa de mí. Esto me preocupa mucho, quiero hacer las cosas bien, pero es muy difícil hacer un buen concurso, o por lo menos es muy difícil que se vea así desde casa. Cuando veo un reality desde mi casa valoro muchísimo la sinceridad y valentía de los concursantes, estoy tratando de mostrar eso, que es como soy. Por supuesto que haré cosas mal, bien y regular, pero todas desde el corazón”, asegura.

“Ya soy bastante consciente de dónde estoy y del juego de la gente, como ya dije, no quiero quedarme atrás, aprendo rápido y yo también estoy haciendo mi juego. Sabes lo que te quiero, lo que te echo de menos y todo lo que pienso en ti”, confiesa.

“Echo de menos cada minuto desde que nos levantamos juntos, desayunamos, paseamos a Nanukete, nuestras rutinas, que te vayas al gym y que vengas hambriento, que tengamos nuestras reuniones, nuestro trabajo, todo amor. Tú mejor que nadie puede saber lo que es un reality, las cosas que pasan aquí, que son cosas normales y cotidianas, encontrar apoyos o gente con la que compartir las historias de tu vida sin ser juzgada, simplemente limitándose a escucha sin poder pensar que se cuenta con algún tipo de segundas, es muy difícil. Por eso al final paso más tiempo con Kiko que con mucha otra gente, porque no me siento juzgada, simplemente escuchada y respetada. También me siento así con Irene y con el resto de niñas”, escribe.