Compartir

Muy agitada se presentó el pasado sábado la vuelta de Belén Esteban al plató de ‘Sálvame Deluxe’.

La colaboradora regresaba a su puesto de trabajo tras estar varios meses teletrabajando desde casa por culpa del coronavirus. Ella es paciente de riesgo por su diabetes y también por el hecho de ser mujer de un sanitario, y por ello la dirección del programa y sus propios médicos acordaron que lo mejor era que Belén no fuera al plató de Telecinco.

Sin embargo, lo que nadie esperaba era que en su regreso tuviera una monumental bronca con Jorge Javier Vázquez que hizo que el presentador terminara abandonando el plató. No quiso seguir con la entrevista y tuvo que ser Lydia Lozano quien tomara las riendas del programa hasta que Belén abandonó las instalaciones.

El enfado vino a cuenta de las quejas que la de Paracuellos mostró sobre cómo había gestionado el Gobierno la crisis del coronavirus. El presentador, afín al PSOE y a Podemos no estuvo de acuerdo y eso hizo que la tensión fuera en aumento. Finalmente Belén acusó a Jorge de no haber sufrido tanto como ella por el Covid y eso desembocó en la bronca final.