Compartir

La llegada de Colate al plató de ‘Supervivientes: conexión Honduras” volvía a poner sobre la mesa el debate sobre el concurso de Isabel Pantoja y los favoritismos hacia ella. La acusación del empresario de que existía un pacto oculto entre la tonadillera y la organización del programa, hacía estallar a Jordi González: “Mejor nos metemos la lengua en el culo”.

El exsuperviviente que al inicio del ‘reality’ fue el gran aliado de Isabel, negó que él hubiera cambiado, pero que simplemente descubrió cómo era “tras las cámaras”. Era entonces cuando, empujado por Isa Pantoja a decir qué sabía de su madre, lanzaba su doble acusación ante la mirada estupefacta del presentador: “Nos ha dicho que tenía un arreglo para irse a la cuarta semana, nos ha repetido una y mil veces que se quiere ir. Y nos ha dicho que ni quiere ni merece estar ahí. Lo que está pasando hoy es todo estrategia, es todo un circo”.

Como era de esperar, Jordi González, defendió tanto a la artista como al programa de cualquier tipo de acusación y lanzó un mensaje: “Todo eso que se ha dicho estas semanas sobre un contrato y que tenía pactada la vuelta de Isabel Pantoja… Todo eso es ¡mentira! Si hubiera un contrato se hubiera cumplido porque los contratos se hacen para cumplirse. Y si se hubiera pactado que a la cuarta semana vuelve, se hubiera vuelto. Pero esto no es verdad. Así que mejor nos metemos la lengua en el culo. Es tan fácil intoxicar y mentir… He leído unas estupideces durante estos meses… Por favor”, aseguraba.

Pero el presentador no se quedaba ahí y continuaba: “Siempre digo lo mismo. Si todo esto que tantas personas publican, de que mentimos, que hacemos trampa, ¿por qué no van a un juzgado a denunciarlo? No van porque no pueden. Si yo tuviera tiempo y ganas, iría yo para denunciarles por mentir, pero entiendo que a estas alturas el espectador es suficientemente inteligente para entender que en esta cadena podemos hacer cosas bien y mal pero los ‘realities’ son sagrados”.