Compartir

En plena recta final ‘GH Dúo’ expulsará este jueves a su primer finalista. Anoche, en el ‘Límite 24 horas’, la casa de Guadalix se convertía en el escenario de un ‘macrojuicio’ popular donde los concursantes, en pleno directo, se enfrentaban a todoun proceso judicial con acusados, testigos, jueza y jurado popular.

Era la magistrada Emilia Zeballos, que en su día conjunto el programa ‘De Buena Ley’, quien asumía prácticamente las riendas del programa haciendo que Jordi González pasara a un segundo plano.

A los acusados, que se mostraban con una seriedad más propia de un Tribunal que de un plató, se les comunicaba de qué se les acusaba, escuchaban a los testigos declarando contra ellos, y finalmente era la audiencia quien dictaba sentencia.

La ex Miss España, María Jesús Ruiz, fue la primera  en ser juzgada del cargo de “hacerse la víctima”, y bajo este paraguas se proyectaron imágenes de sus enfrentamientos con sus compañeros.

La jienense, que rechazó los cargos asegurando que siempre va “con la verdad por delante”, recibía los principales ataques por parte de Ylenia que no ahorraba en críticas hacia ella: “Es una persona fingida, que saca lo peor de cada uno. Ha tenido llantos sin lágrimas, ha forzado las peleas para hacerse la víctima. Estás familiarizada con las denuncias falsas, eres lo peor. Sacas lo peor hasta del padre de tus hijos. Teniendo una hija que ve esto es una vergüenza”.

También Kiko Rivera criticó a María Jesús por ser una “impresentable” y añadía que él “jamás utilizaría nada de fuera de este concurso para atacar a una persona. Me parece lamentable. De aquí dentro que diga lo que quiera, de fuera me parece rastrero”.

Tras recibir la sentencia condenatoria con el rostro petrificado, la concursante mostraba su decepción. “No me lo esperanza. Yo creo que en ‘GH’ se ve todo y gracias a Dios están los vídeos”.

Alejandro Albalá se enfrentaba a los cargos de carecer de personalidad, en un juicio en el que su ‘ex’, Sofía Suescun le acusó de ser culpable, porque aseguró haberle visto ‘cambiar’, según estaba con una persona u otra hasta el punto de hablar como otro.

Finalmente, la audiencia le declaraba inocente.


En la causa abierta contra Kiko Rivera se le imputaba el delito de utilizar su vida privada para ganar puntos en el ‘reality’. De parte de la acusación, Fortu entraba en plató denunciando su papel de ‘intocable’: “Kiko estaba muy acostumbrado a que la gente le hiciese la pelota. Eso lo viví también en la casa. Le ha salido todo muy bien gracias a todos esos pelotas y esos palmeros”.

Como no podía ser de otra manera, también María Jesús hizo uso de la palabra: “Yo no digo nada de que Kiko sea un Pantojo. Simplemente le dije que se había dedicado a ser flojo, a tratarme fatal y a comer”.

Sobre el hijo de la tonadillera, también habló Ylenia que daba por superados los enfrentamientos con el ‘DJ’: “Tuvimos una pelea y los dos nos equivocamos con nuestra reacción. No tiene la culpa de ser hijo de quien es. Yo le pedí un perdón sincero”.

El veredicto para el ‘DJ’ fue inocente y su cara lo decía todo.

Irene Rosales, mujer del DJ, era declarada inocente por el cargo de ‘tibia’, no mojarse, huir de los conflictos y frenar a Kiko’.

Juan Miguel fue declarado culpable de ser un ‘mueble’, pese a que trató de defenderse diciendo que ha ayudado a todo el mundo y ha estado cuando le han necesitado.

 

Tras el ‘macrojuicio’, los espectadores quedaban emplazados para la gala de este jueves, en  la que se expulsará al primer finalista.