Compartir

Frank Cuesta ha visitado ‘El Hormiguero’, para presentar su nuevo programa ‘Wild Frank. Rescates’ que se estrena el próximo domingo, y ha explicado el motivo por el que volvía a pisar el plató y no se le ve en otros. Lo hacía después de que el presentador, Pablo Motos subrayara la “ilusión” que mostraba.

El herpetólogo y extenista recordó que la primera vez que fue al programa de las hormigas no quería ir “me obligaron los de Discovery”.

En esta ocasión, Frank Cuesta ha querido mostrar su agradecimiento a Motos: “La televisión es muy cabrona y la gente siempre te busca cosas. Este señor fue el único que me ofreció una ayuda, el único que me llamó y me dijo: ‘¿necesitas una hora de televisión? Te la doy”, aseguraba.

Motos recordó que la llamada giró en torno a la detención de su exmujer, Yuyee Alissa Intusmith, que fue detenida en noviembre de 2012 en Tailandia, acusada de un delito de narcotráfico y condenada finalmente a 15 años de prisión.  Desde entonces, según contó Frank va a visitarla todos los días lo que implica recorrer 210 Kilómetros para llevarle comida. Sobre su estado de salud, asegura que físicamente está bien. “Cuando salga, nos casaremos ese mismo día para venir a España. Y luego no sé, supongo que nos divorciaremos”.

Más allá de su vida personal, Frank habló del tráfico de animales y le puso número, 200 millones de euros al año, y  denunció que en estos momentos hay un gran mercado de España hacia China, donde utilizan los cuernos de distintas especies para elaborar medicinas naturales.

Al mismo tiempo, Frank se refería al contenido del primer  episodio del programa que está a punto de estrenar para denunciar lo que supone fotografiar a animales exóticos. Y así subrayaba “una foto es una cadena perpetua para un animal. Para que tú te la hagas, a ese animal le tienen encerrado en una jaula. Por dos dólares te la haces y te vas, pero él se hará la foto con 600 personas más y volverá a su jaula, y así un día tras otro hasta que no sirva, que lo mataran”.