Compartir

El próximo representante de España en Eurovisión ya no saldrá del certamen de ‘Operación Triunfo’, sino que será impuesto por Radiotelevisión Española (RTVE) para seleccionar a un “artista respaldado por una carrera musical” y su canción.

Tras dos años de elección democráctica del candidato español a Eurovisión, la televisión pública se reservará este año su capacidad para designar directamente a quien represente a España.

De hecho, según informó RTVE en un comunicado, “ya se está trabajando en la elección del representante y de la canción”.

Tal y como explicó el ente público, la elección interna del candidato a Eurovisión “es uno de los sistemas habituales” de las televisiones que forman parte de la organización del megaconcurso.

RTVE recuerda que con esta fórmula de designación directa del candidato o candidata fueron seleccionados Pastora Soler (2012), El sueño de Morfeo (2013) y Edurne (2015).

La próxima edición de Eurovisión se celebrará los días 12, 14 y 16 de mayo en el Ahoy Arena de Róterdam, con capacidad para más de 16.000 espectadores, que ya albergó Eurovisión Junior en 2007.

Será la primera vez que Róterdam acoja el certamen y la quinta que se celebra en los Países Bajos (Hilversum 1958, Ámsterdam 1970 y La Haya en 1976 y 1980).

POLÉMICA

La elección del último candidato español a Eurovisión, Miki Núñez, se vio envuelta en una polémica después de que Servimedia desvelara que RTVE incumplió las bases del concurso público para elegir la candidatura.

Entonces, RTVE se escudó en que “la calidad de las canciones de los amateurs era menor y se hizo una selección de las mejores, donde imperó el criterio de calidad” para designar al ‘triunfito’. Según los documentos oficiales, se eligieron 11 canciones candidatas directamente de autores de prestigio para la preselección eurovisiva, cuando las bases del concurso público limitaban esta opción a sólo 10 temas.

Fue en 2002 la primera vez que ‘Operación Triunfo’ fue determinante para elegir al candidato español, que abrió procesos en Internet para buscar al representante. En los años 2012 y 2013 volvió la elección interna con una gala en la audiencia elegiría la canción, mientras que en 2014 fue en una gala donde se seleccionó al candidato entre cinco aspirantes.

La fórmula de la imposición por RTVE se usó tanto en 2006 como en 2015, mientras que en el 2016, el ente público eligió a seis jóvenes para batirse en duelo en una gala televisada, donde, por primera vez, un jurado internacional ayudaría a elegir al representante español, como recoge en su web el club internacional de fans del Festival de Eurovisión OGAE.

En el año 2017, se realiza por primera vez un Eurocasting, donde se apuntaron 492 candidaturas para conseguir una plaza en Objetivo Eurovisión, la gala final donde tendría que competir con cinco aspirantes más elegidos de forma interna por RTVE.

(SERVIMEDIA)