Compartir
Pablo Motos y Karlos Arguiñano

El último programa de ‘El Hormiguero’ de este año 2018 terminaba con una confesión de Pablo Motos sobre el motivo por el que decidió despedir a un miembro del equipo.

El presentador, que se encontraba con Karlos Arguiñano como invitado de la noche, contó lo sucedido después de que las hormigas ‘Trancas y Barrancas’ preguntaran al cocinero si, alguna vez, había pillado a un empleado robándole.

Motos aprovechó entonces para contar su historia y afirmar que “hubo un empleado de aquí, que ya no está claro, que se llevó 1.500 litros de gasoil tacita a tacita”, hasta el punto, dijo, de llegar a vaciar el depósito que alimenta al grupo electrógeno de la luz.

“Acabamos descubriendo que se llevaba todos los días cuatro garrafas” y el ladrón actuaba cuando estaban todos ensayando en el plató. Al final instalaron cámaras y le pillaron.

Por su parte el cocinero relató su anécdota personal. Aseguró que marcó unas monedas para comprobar si un empleado le robaba de la caja y lo logró. “Cazó” al susodicho cuando le pidió que sacara de sus bolsillos las monedas y descubrió las marcadas.