Quantcast

Cómo ha atizado Pablo Motos a este partido político (y a todos nosotros)

La decimoquinta temporada de “El Hormiguero” ha vuelto este lunes después de unas merecidas vacaciones en este mes de agosto. Pese al mucho tiempo que lleva en antena, el formato no presenta signos de agotamiento. Es una apuesta segura para Antena 3, que cosecha gracias a las hormigas unos porcentajes de audiencia próximos al 15%, aunque con picos que rozan el 30%.

Llega cargada de novedades esta temporada de “El Hormiguero”. En primer lugar en su baile inicial, que hace unos días Pablo Motos desveló en su cuenta de Instagram. Ya no escucharemos más “September”, al principio de “El Hormiguero”, si no “Honeypie”, de Jawny.

Y no solo eso. También nos enteramos de que que Tamará Falcó, hija de Isabel Preysler y reciente ganadora de MasterChef Clebrity, se unirá como tertuliana al equipo del programa. Además, el cineasta Carlos Iglesias y las gemelas Twin Melody estrenarán sección propia en “El Hormiguero”.

Contra todos

Las expectativas estaban muy altas. Y Motos, con gran experiencia televisiva, era consciente de la atención que había puesta en él. El presentador aprovechó la situación para arrancar la temporada con un monólogo ácido y sarcástico a partes iguales.

No se mordió la lengua, vaya. Criticó a todo bicho viviente y se despachó a gusto. Habló de Podemos, de Kiko Matamoros, del Rey emérito, de la pandemia… “Somos un poco sordos de boca”, dijo bromeando, en referencia a los ciudadanos que se bajan la mascarilla para hablar, “vamos en el taxi y no se entiende nada. Así le pasó al rey emérito, que quería ir a República Dominicana y acabó en Emiratos Árabes”.

“Luego están los que llevan la nariz por fuera. Les dices algo y te dicen: ‘Es que me agobio’. Ah, que pensaba que eras gilipollas. ¡Mete la nariz ahí dentro y huele tu propio aliento como todo el mundo!”, continuó, “la gente se cree que el virus solo se contagia del pecho para arriba. Tú ves a un grupo de amigos en una terraza y saludándose con el codo, siguiendo las normas… Es sentarse en la terraza y fuera la mascarilla, se hablan de cerca, enrollándose todos con todos… Hablando de series… Aquello parece la cúpula de Podemos“.

Un programa sin políticos

No pasó desapercibido este detalle. Aunque Motos ha invitado a políticos de todo signo a su programa, ahora parece haber cambiado de opinión respecto a este tipo de invitados. “Se malinterpreta si traes a alguien de un partido político y no traes a los demás”, comentó en una reciente entrevista.

Todo esto viene de cuando, el año pasado, Motos invitó a Santiago Abascal, líder de Vox, a “El Hormiguero”. “Los de izquierdas me acosaron y me amenazaron de forma mezquina por traerlo, y después de la entrevista fueron los de Vox los que me empezaron a insultar y a amenazar por la calle”, explicó el presentador.

Parece, entonces, que Motos ya está curado de espanto con la política. Y no quiere saber nada de ella. Aunque eso no significa que se calle sus opiniones sobre ciertos temas. “Y sobre los negacionistas, ¿pero cómo puedes decir que no te vas a poner la vacuna porque no sabes lo que lleva si llevas 20 años comiendo palos de cangrejo?”.

Terminó su monólogo con una arenga a sus seguidores: “Empieza la temporada 15 con lo que venga. El invierno va a ser duro, vamos a tener que echarle coraje para estar alegres pero para eso estamos aquí: El Hormiguero es un lugar en el que pase lo que pase te haremos sentir bien”.

Comentarios de Facebook