Compartir

Aunque pueda parecer extraño, muy extraño, hay una asociación llamada Almas Veganas que hace unas semanas se convirtieron en viral después de explicar en televisión algunos de sus sorprendentes fundamentos.

En su página web la asociación sin ánimo de lucro, creada a finales de 2016, explica que su finalidad es “ser un hogar destinado al rescate de otros animales”.

El colectivo está formado por personas de procedencias y edades diferentes y su misión, según dicen, es “acoger a aquellas animales” (no es una errata, es en femenino) “que son, o son susceptibles de ser, destinatarias de violencia, abuso, maltrato psicológico y, en definitiva, que se encuentren expuestos a condiciones de vida de esclavitud”.

Pues bien, una de sus iniciativas más polémicas ha sido la de querer separar a los gallos de las gallinas “para evitar que las violen”.

“Comer huevos genera la explotación de las gallinas desde que nacen hasta que mueren. Los pollos son separados de las gallinas y, cuando la gallina no pone, es asesinada. Esto es consecuencia directa de nuestro consumo”, explicaban en ‘Cuatro’.

Pues bien, el famoso cocinero Karlos Arguiñano ha cargado duramente contra ‘Almas Veganas’. Lo hacía este fin de semana en el programa ‘Liarla Pardo’ de ‘laSexta’.

“A mí me da la risa. Yo no sé, estas lo que no saben es que para que haya huevos tienen que estar con un gallo. No vas a hacer ahora pollos in vitro (…) Yo he tenido hijos porque me he juntado con María Luisa, alguna montadita habremos tenido (…) Lo que pasa es que se ven personas que te das cuenta que sus padres no follaron con ganas”, aseguraba.