Compartir

Aunque 'Supervivientes 2018' ya ha finalizado, anoche se celebró el debate final en el que, por primera vez en plató, se reunieron todos los participantes del reality. 

Sin duda, Joao y Jorge Javier fueron los protagonistas indiscutibles. Durante la gala, el vidente se atrevió a leer el trasero del presentador, y no le faltó tiempo para realizar una dramática confesión. Y es que tras su paso por el concurso, su relación con Luismi, el joven de 22 años, se ha deteriorado considerablemente como consecuencia de la nueva fama del Maestro.

Durante su estancia en la isla, Joao se refirió en numerosas ocasiones a su 'niño', la gran ilusión de su vida. Un joven de 22 años que, desde que hizo su aparición televisiva en una de las galas, despertó el interés de casi todos. 

Pero la fama y los focos han deteriorado la relación. “Espero que sea solo un accidente y no una víctima mortal”, confesaba Joao entre lágrimas en el último debate dominical. “Es una gran persona y le adoro” continuaba el vidente. 

“Esta exposición no se la merece. Hay que tener cuidado con una persona de 22 años. Él no estaba preparado”, continuó explicando en la gala.

Según el concursante, 'Luismi' no se encuentra bien. “Yo confío en el sentimiento y me gustará que, aunque se llame Luismi 'el niño', no es un niño. Es un adulto de 22 años. Pero al concurso entré yo, un poquito de respeto”. Se derrumbó en pleno directo.

Mientras el Maestro Joao lloraba desconsoladamente, Jorge Javier se acercó a él para proponerle una insólita iniciativa: que le leyera el culo en directo. A continuación, el presentador se bajó los pantalones y dio la espalda a Joao. “Esto es un momento histórico de la televisión” gritaba Albalá en el plató.

Joao comenzó al leer con atención el trasero de Jorge Javier. El vidente aseguró que el catalán podría reencontrarse con un antiguo amor y retomar de nuevo la relación. También afirmó que venderá su casa y que abandonará la televisión en dos años.

Sin duda el protagonismo fue suyo.