Compartir

'Supervivientes: Conexión Honduras' se emitió un domingo más. Sandra Barneda nos puso al día de los acontecimientos más interesantes acaecidos en la isla durante el fin de semana. Ya son dos largos meses los que llevan los concursantes en Honduras.

Romina Malaespina regresaba al plató tras su expulsión y allí se encontraba con su archienemiga Saray. Uno de los momentos álgidos de la noche.

Por otra parte, la diadema de Sergio ocupó un lugar destacado entre los contenidos que se trataron en el programa.Tras haber entregado su 'horquilla' a la dirección, el concursante se hizo otra con una camiseta y tras ser advertido por tres veces, el programa ha puesto su futuro en manos de la audiencia. El próximo jueves sabremos qué han decidido los espectadores.

Con el regreso de Alejandro a la isla, Sofía ha tendido que convivir con la presencia de dos ex, una situación que parece superar a la ganadora de 'Gran Hermano' que tuvo que lidiar con los reproches de ambos. “Todo el rato sacando mierda, solo quiero solucionar las cosas”, afirmó la concursante.

Nada más llegar, Alejandro se encaró con Hugo por el capítulo de “tocamientos” que tuvo con Sofía, y Logan, muy caballeroso, se disculpó con Albalá nada más llegar: “Yo te pido perdón por mi parte”. Pero los celos estallaron a la mañana siguiente cuando Albalá vio a Sofía charlando amistosamente de nuevo con Logan. “Cuando me vaya, va a volver a pasar y vamos a volver a la misma mierda”, se decía a sí mismo Alejandro.

La peluquera, Raquel Mosquera, recibía la visita de su pareja Isi, pero antes de acabar en sus brazos, Mosquera, con los ojos vendados, tuvo que palpar una a una las cabezas de los concursantes que estaban enterrados bajo la arena, uno de ellas pertenecía al novio de Raquel, que tras darse cuenta de que Isi había acudido a visitarla estalló de alegría: “¡Vaya tío bueno!”, exclamo Raquel al verlo, mientras le cubría de besos.

Vamos con la prueba de recompensa. Los supervivientes debían lanzarse al agua para encontrar las piezas de un puzzle, fueron Logan, Sergio y Maestro Joan los primeros en completarlo y en comerse el ansiado premio: un arroz con leche. Fueron generosos y compartieron el botín con los desolados perdedores.

Quizás el momento más emotivo de la noche fue el protagonizado por Saray y Romina. Tras un vídeo en el que la gitana reiteraba sus disculpas, la argentina se levantó de su silla y con un abrazo sellaron la paz después de dos meses de ardua competición.

“Perdí los papeles y lo siento mucho” afirmó Saray, a lo que Romina añadió: “siento que te fueras, me hubiera gustado que hubieras seguido en la isla como estuvimos la primera semana” Ambas se emocionaron y dejaron caer algunas lágrimas en un momento muy emotivo que puso al público en pie.