Compartir

El domingo regresó a nuestras pantallas uno de los programas más carismáticos de TVE, 'Masterchef'.

Samantha, Pepe y Jordi se enfundaron en sus delantales y nos presentaron una nueva temporada, y van seis, del 'talent show' sobre cocina.

La temporada se abrió con quince nuevos aspirantes que lucharán por quedar en primera posición,  embolsarse el suculento botín de 100.000 euros, y tener la posibilidad de cursar un máster en Cocina, Técnica y Producto en el Basque Culinary Center. Casi nada. 

Durante la emisión del primer episodio de esta sexta temporada, 30 aspirantes llegaron con la intención de conseguir uno de los 15 delantales que les dan derecho a participar en el concurso.

30 aspirantes de los más variado. Tenemos un bombero, un corredor de bitcoins, la antigua novia de un piloto de F1, una ama de casa, una dentista, y dos trabajadores del casting Masterchef, que seguirán los consejos de Pepe, Samantha y Jordi, que se mantienen como juez y jurado del concurso. Eva González continúa una temporada más como la maestra de ceremonias a pesar de estar embarazada durante la grabación. 

En la primera prueba del reality, los concursantes fueron pasando de tres en tres ante el jurado que les impuso los ingredientes a utilizar y un tiempo límite para cocinar un plato de presentación.  De los tres platos, sólo uno conseguía el delantal que le daba acceso a los fogones de MasterChef.  Poco a poco fue conformándose el grupo de quince aspirantes que luchará por la medalla de oro.

Uno de los momentazos de este primer episodio lo protagonizó Jorge, un joven andaluz con el sueño de montar un catering “tradicional pero con toques modernos”. Al enterarse de sus planes, Samantha le comentó que entonces sería un gran amante de su cocina, a lo que el andaluz, un poco borde, contestó: “la verdad que eres la que menos me gusta de los tres, me pareces un poco sosa”. La polémica estaba servida. Samantha no se tomó bien su comentario. “Qué ganas tengo de ver tu plato…”, amenazó.

Cuando comenzaron a cocinar, Jorge se puso a cantar. “Aquí no se canta porque estás molestando a tus compañeros”, le cortó Samantha. “Cuanta maldad hacia mi persona”, susurró el aspirante. 

Cuando llegó la hora de probar su plato apareció en escena el de siempre. Jordi Cruz no iba a perder la ocasión e intentó humillar al concursante: “Voy a decirte algo que va a dejar flipada a media España”, comenzó Jordi,  “pero voy a hablarte de modales y de educación. Tu plato está bien, pero no voy a darte mi sí porque creo que hay algo más importante, y es que le has faltado el respeto a mi compañera”. La continuidad del aspirante en el concurso pendía de un hilo.

Finalmente, los jueces se apiadaron de Jorge y lo convirtieron en el merecedor del último de los quince delantales de MastterChef.

Mucha tensión para un primer día en la cocina.