Compartir

 Muchos han sido los momentos que nos han
regalado Las Campos en Nueva York. Este miércoles volvían con una nueva
temporada de su reality y lo hacían a lo grande, viajando a la ciudad de los
rascacielos. Tanto Teresa como sus hijas han querido disfrutar de la ciudad,
visitando las tiendas más glamurosas y
visitando los lugares más emblemáticos tanto
en coche de caballos como en limusina.

Según pública la revista 'Semana',
bien alta ha sido la cantidad de dinero que Teresa y sus hijas se han dejado en
su viaje
. Y es que como es normal, no podían dejar la oportunidad de comprar
regalos para todos e incluso para ellas.

Uno de los mejores momentos que
han vivido Las Campos en este capítulo de su aventura ha sido el tema de las
compras.

“Quiero comprarle algo a mis
hijas. Es la época de los regalos y a mí me gusta regalar, porque para el que
regalas, es una alegría. Para mí regalar es un motivo de satisfacción”, aclaraba
Teresa ante las compras que estaba realizando a sus hijas. Sin embargo, Terelu
se quejaba
ante la insistencia de su madre de regalarle algo. “Que no mamá, que
a mí me hace falta el dinero”. Por su parte, Carmen Borrego también
recibió un regalo por parte de su madre, unos zapatos valorados en 1.275 euros.

Otro momento destacado, fue
cuando Teresa intentó explicar a una dependienta de una tienda de zapatos que
ella también tenía su propia línea de calzado
en España. “I have mi línea de
zapatos in Spain”.

Pero los momentos más destacados
del viaje
de Las Campos no se quedaron ahí, sino que uno de los más comentados fue
el de Terelu y un perrito caliente. La colaboradora de 'Sálvame' y su hermana
hicieron cola en el mítico restaurante Katz Delicatessen en Manhattan, donde
las hermanas se comieron uno de los hotdogs más famoso de la ciudad. Además,
Terelu después de darse cuenta del banquete que se estaba dando con tanto
perrito llegó a bromear acerca de ello. “Como siga comiendo perritos, cuando
llegue a Madrid diré guau guau”.

Tanto María Teresa como sus hijas
tuvieron que hacer frente a sus fobias como la de volar de Carmen, el de las
multitudes de Teresa y el de las alturas de Terelu.