Compartir

Bertín Osborne abría una vez más
las puertas de su casa para recibir en esta ocasión como invitado al Padre
Ángel, fundador y presidente de Mensajeros de la Paz, en el especial navideño
de 'Mi casa es la tuya', espacio de 'Telecinco' emitido ayer lunes.

Como en cada programa, Bertín
hacía varias preguntas al conocido sacerdote que sin cortarse ni un pelo habló
de todas las críticas sobre la iglesia y las críticas internas que ha recibido
por temas relacionados con los homosexuales
. En un momento de la entrevista, el
presentador le pregunto al sacerdote si su labor era conflictiva de alguna manera,
a lo que el Padre Ángel negó rotundamente. “Yo cuando me entero de alguien,
les llamo y les digo que por qué no tomamos un café. Y no quieren venir a tomar
café. Son gente que ya tienen prejuzgado algo”.

Otra de las cuestiones tratadas con el sacerdote fue si tenía más
detractores dentro o fuera de la iglesia.
  “Sí, los que me critican son los
míos, como siempre”, a
claraba
y añadía que “los otros ni me conocen y si me conocen y ven que doy una moneda
a alguien, pues no me van a insultar”.

Además, dejaba claro que él no había criticado a nadie de los miembros de
la iglesia porque hiciesen una cosa u otra. “Hay que ser tolerante, hay que
saber dialogar. Muchos no saben dialogar, muchos están con el
decreto ahí encima. Pero yo soy disciplinado”.

También habló de los políticos de los que comentó que ellos tienen voto
de disciplina pero él tiene voto y juramento de obedecer a la iglesia.  “La
obedezco (refiriéndose a la iglesia), pero también puedo decirle cosas que no
me gustan.
 Pero eso no lo entiende la gente”. Además, quiso
remarcar que  “se puede hacer más siendo cura que político. Es
mucho más bonito”.

Otro de los temas que trataron Bertín y el Padre Ángel fue el de los
homosexuales. Respecto a ello quiso dejar clara su opinión sobre los que
criticaban su decisión de bendecir a los hijos de parejas homosexuales. “Hay
algunos que lo que les gusta es maldecir,
 esos sí que son malas
personas. El que maldice o los manda al infierno en sus homilías o en sus
escritos, esos no tienen sentido común”.

Finalmente, el Padre Ángel confesó que no le importaría tener un cargo de
más responsabilidad y jerarquía en la iglesia,
ya que según él, un obispo puede
hacer más que un cura.