Compartir

Tras el bombazo que supuso la noticia de que Jorge Javier Vázquez relevaría a Mercedes Milá al mando de Gran Hermano, la catalana visitó este viernes el plató de Sálvame Deluxe para hablar con su sucesor de los motivos por los que no seguía al frente del reality.

Según Mediaset, la presentadora “pedía mucho dinero”, pero Milá ha asegurado que sus condiciones no iban a desestabilizar al programa.

La catalana asegura que está decisión la tomó hace tiempo, pero que frenó al ver la reacción de Pilar Blasco, la responsable del formato de Zeppelin. Fue entonces cuando pidió una oferta que me tiente mucho y un programa social para ayudar”, en ese caso, la presentadora diría que sí a seguir al frente de Gran Hermano. En 16 años no he pedido jamás un aumento de sueldo, hacedme ahora una oferta bonita”, pedía Milá. 

Sus condiciones no surtieron efecto, pero Mercedes reconoce que no decía que no únicamente por cuestiones económicas. “Solo estaba pidiendo un poquito de amor”, resalta.

Además, Mercedes también cargó contra Paolo Vasile. Según explica, ha quedado con el directivo el próximo lunes en Barcelona. Pensé que venía para convencerme, y el tío va y publica la nota de prensa antes de hablar conmigo, ¿tú te crees? ¡Cómo son los jefes!”, comenta.