Quantcast

Emma García: “Si mi hija quiere ir a MYHYV la dejaré”

2000 programas ya… ¿te lo imaginabas?

Siempre que comienzas un programa quieres que dure muchísimos años, pero tampoco te pones metas. Es un sueño cumplido. No solo llegamos a los 2000 programas, sino que lo hacemos en muy buena forma física de audiencia y datos. Ahora estamos mejor que nunca, con una gran experiencia detrás y con muchas historias. 

El Mujeres y Hombres y Viceversa de hoy en día no tiene nada que ver con el de hace ocho años… 

Comenzamos muy románticos, creyendo mucho en el amor, los chicos no sabían a qué venían, tenían sus citas, se creaba una magia inocente o ingenua… y de repente empezaron a espabilar, entraron los bolos, se volvieron más gamberros. Empezó todo muy romántico y luego se rebeló. Lo bueno es que a pesar de lo que conlleva estar en televisión y hacerte famoso ellos muestran sus sentimientos. 

Después de tantos años… ¿no te da miedo encasillarte?

¡Cómo me voy a encasillar en este programa! Cada día tengo un reto diferente. Llevo un año y medio sin compaginarlo con otro programa, pero normalmente lo he compaginado con formatos muy distintos. Ahora es cuando estoy disfrutando. Es un programa que cada día es diferente, un continuo entrar y salir de caras nuevas y de historias que se van formando y van terminando. Al final cada persona es un mundo y te enfrentas a situaciones muy distintas con jóvenes de 20 años que tienen las hormonas muy disparadas y que me lo hacen pasar muy bien. 

¿De todos los programas que has presentado, hay alguno del que te arrepientas?

No me arrepiento de ninguno porque al final aprendes, sobre todo son experiencias necesarias. Sí que puedo decir que jamás volvería a hacer El juego de tu vida, ya sabía cómo iba y no te permitía hacer cosas diferentes, era algo que no me dejaba dar más de mí, solo aguantar cierta tensión que había en todo el programa. El resto han sido programas muy abiertos donde he aprendido muchísimo. 

Si algún día no estás al frente de MYHYV… ¿Quién te gustaría que te sustituyese?

¡No me bajes, eh! (Risas) ¡Nadie! ¿Tú te crees que estando en los 2000 programas, feliz de la vida y feliz con el programa voy a decir yo quién me puede sustituir? Yo espero que cuando termine Mujeres y Hombres termine yo con él…

¿Terminará?

Todo tiene un principio y un final… por mucho que ahora estemos en plena forma. No conozco un programa, excepto Saber y Ganar que no tenga final (Risas). Los que llevamos muchos años en televisión lo sabemos. Por eso no pensamos nunca en el mañana. Piensas en el presente, pero no te relajas en ningún momento. 

A los chicos les das mucha caña… además de consejos, ¿cómo es la relación detrás de las cámaras?

Este programa es tan fresco y real como lo ves. Detrás de las cámaras soy igual con ellos y ellos conmigo. A veces me gustaría tener más tiempo para hablar. Realmente cuando les puedes dedicar más tiempo es cuando se relajan y se abren muchísimo. Detrás de esos músculos y esas caras tan bonitas hay unas historias que a mi me encanta que puedan llegar a la gente. Yo creo que con la mayoría tenemos una relación extraordinaria, de respeto y estoy encantada con todos ellos, como me hacen disfrutar, aunque les doy caña para que no se pasen y no se vengan arriba.

¿Con alguno de ellos mantienes relación fuera del programa?

Hay personas que se han ido y con las que intercambio ciertos mensajes en algún momento pero luego cada uno hace su vida. Imagínate en los ocho años que llevo aquí si mantengo relación con todos… Me encanta que vengan, que hablemos y que me vayan contando cómo les va. Pero sí, hay algunos que tienen mi móvil y alguna vez sí que intercambiamos mensajes. No te voy a decir quiénes. 

Con las peleas que se forman en plató, ¿no te vuelves loca?

Loca no, pero me enfado mucho porque no aguanto no entender. Si no entiendo yo significa que el espectador no se está enterando de nada. A veces ellos, fruto de esa pasión o del enfado que tienen en ese momento, no se dan cuenta, pero lo bueno que tienen es que cuando hablas con ellos y cuando les explicas lo que está pasando paran y se hacen entender. 

¿Cómo llevas que se califique al programa como 'telebasura'? 

Ese término es tan antiguo ya… Paso de las críticas destructivas. Hay cosas que hemos hecho bien, otras que habremos hecho no tan bien. Al final de todo se aprende y se intenta mejorar, por eso me quedo con la gente que te dice cosas para aportar. 

Y cuando hay un atentado o un accidente y se cancela el programa y los seguidores se revolucionan en Twitter… 

¿Tú sabes que son seguidores? Es muy fácil aprovechar el momento y crear una situación que dañe un programa, por supuesto no se consigue. Son unos cobardes que tienen ganas de montarla y si no es con una historia es con otra. A esa gente no hay que hacerle ni caso, el problema es cuando se les da importancia. Son gente loca y cobarde, que no están bien de la cabeza con ciertas cosas que pueden llegar a decir. 

La Asociación de Consumidores de Medios Audiovisuales de Cataluña pidió la retirada de MYHYV por hacer apología de la ignorancia, entre otras cosas. ¿Qué opinas?

La gente es muy libre de pedir lo que quiera y nosotros somos muy libres de disfrutar del programa y los seguidores de llevar ocho años con nosotros. Yo no pierdo el tiempo en lo que se está diciendo por ahí, pierdo el tiempo e invierto mi energía en hacer un buen programa.

Tú como madre, ¿qué te parecería que tu hija fuera a encontrar el amor a MYHYV?

Mi hija, cuando tenga 18 años hará, como el resto, casi lo que le dé la gana, y como toda madre me preocuparé y me estoy preocupando en darle unos valores. A partir de ahí le dejaré vivir su vida. Si quiere ir a la tele a vivir una experiencia por mucho que a mi me pueda gustar más o menos, la tendré que dejar. Las madres, por mucho que queramos, es algo que no podemos controlar.

¿Para cuándo un trono gay?

Es algo que estoy esperando y llevo pidiéndolo unos cuantos años y voy a continuar haciéndolo. Como soy muy pesada y muy perseverante, probablemente algún día me lo den.

¿Te ves otros 2000 programas más al frente?

¡Sí, claro! Y los que haga falta seguir en las escaleras.

Te han puesto un trono en el nuevo plató…

Sí, he salido de las escaleras y después de ocho años me he ganado un trono. No puedo estar más contenta y, sobre todo, más cómoda.

Comentarios de Facebook