Compartir

Desde que hace más de diez años salió por primera vez en 'Caiga Quien Caiga' no ha parado de salir en la pequeña pantalla. Juanra Bonet ha presentado concursos, de hecho lo sigue haciendo, es humorista, una una de las mentes pensantes detrás de 'El Mundo Today', y actor, faceta que explota con su amigo David Fernández, más conocido como el Chikilicuatre, sobre las tablas. Se pasó cuatro años repartiendo dinero por la calle y, dos años después de estrenar 'Boom', ha dado el premio más grande de la televisión en España, 2,3 millones de euros.

La primera pregunta es obligada, ¿qué harías si te hubieran tocado a ti? 

Me compraría un teatro. Me iría allí a actuar con mi amigo David hasta el resto de mis días. En Madrid o en Barcelona, donde esté más barato, aunque no creo que me pudiese comprar uno muy grande. 

¿Cómo fue ese momento después de ganar cuando ya no enfocaban las cámaras?

Muy descolocados, entre la euforia y la incredulidad. Además, cuando grabamos era el último del día, ya era muy tarde, por la noche y fue todo como un sueño, pero un sueño de estar dormido y estar soñando algo muy brumoso. Estábamos todos preguntándonos si realmente había pasado.

¿No lo celebrasteis con un gin tonic o con una cerveza?

(Se ríe) No, estábamos todos súper cansados y donde se graba son naves a las afueras de la ciudad y es poco glamuroso. Los sitios que hay para tomar copas no son muy recomendables. O sí, pero no es son sitios en los que me gustaría que me vieran a mí tomando algo. 

¿Qué tenían de especial los Rockcampers?

Muchos equipos han sido tan listos como ellos, tan empáticos, tan buenos compañeros los unos con los otros, y estos chicos, en un momento determinado, tuvieron esa pizca de suerte que otras veces no habían tenido, porque se quedaron a una nueve veces. El departamento de casting es espectacular, no es difícil encontrar gente lista, pero si a cuatro personas que hagan buen equipo y que tengan un nivel alto.

¿Y a 'Boom', qué le hace diferente al resto de concursos?

Todos los concursos tienen sus particularidades. En concreto 'Boom' tiene esa bomba, ese tener que responder bajo presión, y no es del tiempo de la cuenta atrás, sino un susto y una explosión. Eso hace que preguntas que desde casa pueden parecer muy fáciles, con los nervios, la tensión, el cronómetro y la bomba gigante pues puedes fallar hasta si te preguntan que de qué color es el caballo blanco de Santiago. De repente te crees que todo tiene una pregunta trampa. Encima, si fallas, tienes consecuencias físicas que se parecen a ese chorro de aire en el cogote del tren de la bruja, pero ese susto multiplicado por cinco. Con todo eso ponte a responder dos más dos. 

¿Montoro también gana?

Montoro no, el Ministerio de Hacienda, que es de donde salen los sueldos de los profesores y los médicos. Decir Montoro hace que parezca que es la persona la que roba. Tanta gente me lo ha dicho que empieza a preocuparme la broma, va a parecer algo negativo. Ya nos gustaría a todos pagar muchos impuestos porque tuviéramos las nóminas como las de los futbolistas. 

Llevas mucho tiempo haciendo concursos, le vas a quitar el puesto a Jordi Hurtado a este paso…

Tampoco he hecho tantos, he hecho tres y si me apuras cuatro, en la televisión de Catalunya, y uno que no cuenta porque era en La 2. Hurtado es el maestro, el puto amo, la referencia. No solamente ha tenido que faltar al trabajo para que nos demos cuenta de que nunca jamás ha faltado, sino que, además, es un tío que es capaz de estar siempre exactamente igual. Con el mismo entusiasmo y energía, sin parecer frío, siempre cálido. 

¿Qué hay que tener para presentarse a un concurso? 

Depende del concurso. Yo, por ejemplo, no me veo concursando prefiero ser el presentador. No estoy cómodo compitiendo. 

Ahora se juega por las tardes con los concursos de la televisión en vez de con juegos de mesa…

Los concursos hacen una compañía que muchas veces hacía la radio. Mucha gente los pone cuando está haciendo la comida, la cena, cuando está quitando la lavadora, mientras baña a los niños… Precisamente a ellos les gusta mucho 'Boom' porque juegan con los colores aunque no sepan ni leer ni las respuestas. El hijo de David (Fernández) juega con él y le dice 'papá el rojo, el amarillo'. Y, de vez en cuando, una explosión y adultos manchados. Es un paraíso para ellos. ¡Colores y adultos sucios! 

¿Un formato que te gustaría presentar en televisión?

'El Mundo Today' en televisión. 

¿Para cuándo lo habrá?

Cuando alguien lo quiera pagar se hará. Pero si no lo encargan… Funcionaría en la televisión. 

¿Con qué os reís más, cuando alguien da por buena una noticia vuestra o cuando os amenazan con denunciar?

Nos reímos más cuando leemos las noticias que no se pueden publicar. Todo el material que se genera en las reuniones políticamente incorrecto que no se publicará jamás. Son ideas incorrectas, humor negro, no son adecuadas…

¿Hay algún programa que no presentarías jamás?

Basta que lo diga para que dentro de cinco años me encuentren en la hemeroteca que un día le dije al diario Que! que esto no lo haría nunca… Depende de tantas cosas, de quién lo dirija, de los contenidos. Se queda todo grabado y no me fío. 

¿Tendría cabida 'CQC' ahora que los políticos se pasan el día en la televisión?

Nunca esta de más un formato así en la parrilla, no creo que no pueda estar. Podría ser, es un programa muy higiénico. 

¿A quién le darías las gafas?

Tal y como están los presupuestos en televisión seguro que te dirían que solo tienes siete gafas por temporada. Y el tóner es en blanco y negro. 

Cuando hacías 'La Caja' dijiste que te planteabas dejar de comer carne, ¿lo has hecho?

Me paso temporadas sin comer carne. Cuando noto que el cuerpo me lo pide insistentemente, pues la como. Es una cuestión de empatía y de amigos que tengo veganos que me comen la cabeza. Bueno no pueden comérmela porque soy mamífero, pero me explican cosas y, de vez en cuando, hago descansos. 

¿La gente tiene una percepción de ti y luego se lleva una sorpresa?

La popularidad siempre lleva implícita la decepción. Ves a alguien en dos dimensiones un rato y, cuando te lo encuentras por la calle, lo que no sabes te lo has imaginado. Si dices 'hola' nunca es lo que te esperas, nunca eres tan alto, siempre te ven más delgado, me dicen que qué flaco estoy, que me imaginaban más grandote. Siempre decepcionas en algo. A mí me ha pasado como espectador con Wyoming, que de pequeño lo veía por la tele y para mí era un 'semidios' y luego le conocí y es un profesional como la copa de un pino, es un crak, pero es una persona normal. Pero, claro, yo de entrada pensé 'ah, vaya…' 

¿Te piden muchos selfies por la calle?

Cuando estaba en 'Lo sabe, no lo sabe' sí, porque la calle era el plató, pero ahora no, la verdad es que guay.

¿Echas de menos 'Lo sabe, no lo sabe'?

No echo de menos ninguna ex novia. Fue mi pareja durante mucho tiempo y ahora estoy felizmente casado otra vez más. Encantado estoy con mi esposa. (Se ríe)

He puesto tu nombre en Google y lo que más busca la gente es Juanra Bonet pareja, independentista y estatura. 

Ya ves, tienes una imagen de alguien, intentas completarla y si no te sale buscas en Google. Obviamente siempre habrá alguien que se sienta decepcionado con alguna de esas tres cosas o con las tres. Y mido normal, 1,75 metros. 

Bueno, también en algunos foros si eres gay…

Buenísimo. Me encanta. Es muy loco, igual alguna vez dije algo que dio pie, alguna tontería, alguna gilipollez… También yo tengo que estar más calladito a veces. 

En la redacción nos hemos quedado sorprendidos con tu edad… ¡Te echábamos 35!

(Se ríe) ¡Y menos me han echado! Me suele pasar y lo mío me cuesta. Tengo un cuadro envejeciendo por mí en un altillo. De hecho, está al lado del de Jordi Hurtado. Hay una persona en La 2 que hace estos cuadros, mira a Punset que está igual que hace un montón de años. Los que estuvimos allí hablamos con ese señor, te pinta el cuadro, es un servicio caro, ¡pero envejece por ti!

¿Vas a ir a votar el 26J?

Sí, claro, no me lo pierdo yo eso. La fiesta de la democracia, ¿estamos locos? La gente que no va a votar será gente que entiendo que les da igual lo que pase y que están bien como están.