Compartir

Rubén, Héctor, Javi y Alfredo eran, simplemente, cuatro hombres jóvenes de Valladolid y Soria, con una vida completamente normal hasta que llegó uno de ellos y tuvo la idea de apuntarse a un concurso de televisión sin saber que harían historia y se llevarían el premio más grande entregado hasta el momento en la pequeña pantalla de nuestro país. 

Esa mente pensante fue Alfredo, quien ya tenía experiencia en otros programas como 'Ahora Caigo', y decidió ir a otro, siendo 'Boom' el elegido. “Estas cosas deben de ser adictivas para él porque con su conocimiento es normal, tiene que explotarlo”, cuenta de él su amigo Rubén. “Lo comentaron el resto y Héctor llegó un día a mi casa y me dijo 'oye, Rubén que te he apuntado a un casting'. Ni preguntarme, pero yo encantado. Esto es como un premio para mí, más que nada porque fui arrastrado por la corriente”, habla eufórico el de Soria. Y así se convirtieron en los Rockcampers.

“Es una pasada” y “es muy fuerte”, son las frases que más repiten los amigos de Valladolid y el de Soria durante la entrevista. Están en una “nube” a pesar de que han pasado varias semanas desde que grabaran el emocionante momento después de más de 60 programas compartiendo plató todos juntos, con el público y con su presentador, Juanra Bonet. “Estamos abrumados con el dato, pero la verdad es que un pelín tristes porque se acaba la experiencia y ha sido increíble. Estás contenido por el resultado pero te da pena que se termine el trayecto”, dicen. 

Los Rockcampers esa noche no pudieron ni dormir. Levantarse con la cuenta corriente como todos los días y volver a casa con 2,3 millones de euros en el bolsillo no pasa todos los días. Rubén riéndose define que ese día, justo al llegar a casa, “empezaban a salir números por el techo, ¡se empezaban a mover como si fueran cucarachas! Recordabas imágenes, caras de la gente…”

Los números también les van a salir cuando hagan la declaración de la renta, aunque son conscientes de ello y no les importa la broma esa de que 'Montoro también gana'. “Siempre he defendido que los que más tienen más tienen que pagar, así que tengo que ser coherente conmigo mismo”, dice Rubén, pero eso sí, “¡que el año que viene no me venga pidiendo lo mismo”, exclama alegre entre risas. 

Los Rockcampers han sido uno de los equipos que más veces se ha quedado a las puertas de llevarse el bote de 'Boom', hasta nueve, pero hay una que se les quedó grabada a fuego por la “rabia” que les dio no saber cómo se llamaba la mujer que presenta el tiempo en Antena 3 los fines de semana, Himar González. “La pones cara, entra en tu casa por la pantalla todos los fines de semana y da muchísima rabia no ponerle nombre. Luego ella se portó genial con nosotros, nos escribió por Twitter y la pedimos perdón. Ha sido encantadora”, cuentan los ganadores.

Pero el otro día ocurrió, por fin, gracias al mar de Azov y a Platón, a quien van a tener que hacer un monumento o algo. “¡Buah, no te puedes ni imaginar! Esas dos preguntas finales se van a quedar ahí y encima terminar con Platón es muy significativo, ¡qué mejor manera!”, recuerda Rubén. 

2,3 millones de récord que ni se esperaban al comenzar a concursar, cuando ya dijeron que una parte del premio, si ganaban, iba a ir destinada a mejorar el campamento de rock. Pero, al final, se han encontrado con que les va a quedar un buen pellizco para ellos que va a ir para “coche, piso y viajes” porque “no dejamos de ser gente normal”

“A mí me encantaría ir a ver Eurovisión un año, aunque este que viene no porque a Ucrania no me apetece mucho”, se ríe Rubén. El resto van a cumplir su sueño de viajar a Nueva Zelanda “porque nos encanta 'El Señor de los Anillos' y ahí están todos los paisajes donde se grabó, queremos revivirlo, andar por Tierra Media”. Eso sí, los Rockcampers son chicos “con un poco de cabeza” así que “si nos llamas el año que viene seguro que nos queda algo del premio, tenemos que dejar algún ahorro”

Alfredo, Rubén, Héctor y Javi se ganaron primero el corazón de la audiencia que cada tarde se sienta en frente de la televisión a jugar también con ellos en 'Boom' y después el del público que asistía a las grabaciones, más que nada porque a Rubén le gusta mucho “hacer el mono”, como él mismo lo cuenta, y detrás de las cámaras “contaba chistes y cantaba, me lo pedían y me hacían sentir artista”

Los Rockcampers han hecho historia y no se van a cansar de que los paren por las calles de toda España porque, incluso desde el principio, ya lo hacían. “Yo soy de un pueblo muy pequeño de Soria, Ólvega, así que te puedes imaginar, una locura. Llamadas a mi madre, a mi tía… Si antes era 'el hijo de Jesús el lobo y el de la Juani', ahora soy el de las bombas. Me sentí famoso desde el primer día”, grita lleno de emoción el soriano Rubén. Los bombitas de España estallan de alegría, un sentimiento que seguro que no se quitan de encima el resto de sus vidas.