Compartir

Supervivientes se estrena con la presencia de Dulce, la niñera de Cantora, como uno de sus platos fuertes. Dulce parece decidida a haber llegado a  la isla para ganar, no ha escatimado en esfuerzos físicos, y sabe que para captar el interés del público y de sus compañeros tiene que brindar confidencias de tanto en tanto… Ya ha comenzado a hacerlo.

Dulce ha contado el inicio de su relación al servicio de los Pantoja: ella tenía 18 años y conoció a Isabel Pantoja en un concierto en Barcelona. Para ella era un icono y, cuando se le presentó la oportunidad, no dudó en hacer las maletas y trasladarse a Sevilla para cuidar del pequeño 'Paquirrín'.

Dulce ha dejado ver que su relación con Agustín, el hermano de Isabel, no era demasiado buena… Eso, y que es él quien maneja los hilos de la casa en la que también vivía su madre, doña Ana.

Dulce ha contado también cómo años después de se mudaron a un chalet en La Moraleja, poniendo cierta distancia con el hermano y la madre de Isabel. Fue la época en la que Isabel Pantoja mantenía una estrecha amistad con Encarna Sánchez.

A pesar de que muchos en Cantora están temblando, Iss insitió ayer en El Debate en Telecinco en su total confianza en su niñera: “Confío en Dulce, en que hay cosas que no va a contar por respeto a mi madre, independientemente de lo que hayan tenido. Si va a contar algo es porque han sido sus vivencias porque lleva desde los 18 años“.