Compartir

Jordi Évole está acostumbrado a verse envuelto en polémicas. Sin embargo, esta semana se ha molestado más de lo habitual a raíz de las críticas recibidas por su entrevista a Arnaldo Otegi. A sus publicaciones a lo largo de la semana en Twitter se suma su reacción esta mañana en su columna semanal en El Periódico.

Évole comienza por reivindicar la pertinencia de su entrevista: Si a estas alturas un periodista no puede sentarse y preguntar a alguien como el dirigente vasco, apaga y vámonos“.

Por otra parte,  se muestra molesto con los prejuicios vertidos por quienes criticaban la entrevista sin haberla visto. “Sin verla, han presupuesto que le íbamos a hacer un homenaje, o que íbamos a ignorar a las víctimas del terrorismo de ETA, o que no nos atreveríamos a sacar el tema de las torturas policiales“. Évole recuerda que le muestra a Otegi preguntas de Sara Buesa o Aitziber, las hijas de Fernando Buesa y José Luis López de Lacalle. También se hace un repaso a los atentados y secuestros más duros de la banda.

Todos esos que han opinado sin ver son los que intentan amedrentarnos para que no nos salgamos del carril. De su carril. No os esforcéis. No lo vais a conseguir. Por más que os empeñéis, y por más que intentéis difamarnos, no dejaremos de abordar ningún tema por miedo a lo que vayáis a decir de nosotros“.