Compartir

“Me llamo Malena y es posible que muera hoy”. Con esta impactante frase comienza el segundo libro de Mónica Carillo: 'Olvidé decirte quiero', una novela íntima, sensual y marcada por la tragedia. La presentadora de informativos de Antena 3 consigue desde el inicio que las emociones estén en todo momento a flor de piel, además de mantener en vilo al lector hasta la última página.

'Olvidé decirte quiero' no es una novela autobiográfica…

No, voy a la ficción precisamente para poder explorar otros mundos y alejarme de mi rutina, no solamente porque no me interesa nada hablar de mi, sino para alejarme de lo que hago cada día.

Pero, ¿en quién te inspiras?

No está basada en una historia. Las fuentes de inspiración son muchas. En un momento determinado puede inspirarte una canción, una película, una conversación, algo que has presenciado… Al final es mi sensibilidad la que se plasma, pero siempre son muchas las fuentes de inspiración. 

Has mencionado la música, la cual está muy presente en tus libros, ¿podemos decir que Supersubmarina, Sabina o Extremoduro, entre otros, te hacen más fácil la escritura?

No utilizo la música para escribir. Me acompaña, es música que me gusta y durante el proceso de creación de esta novela he escuchado bastante esas canciones y las he incorporado. Eso sí que es mío y he querido trasladárselo a la protagonista. He cogido frases que me gustan mucho y he construido varios capítulos a partir de esas canciones para conseguir en el lector el efecto de la musicalidad, que tararee y que le evoque a otras situaciones y recuerdos. 

Muchas mujeres te habrán dicho que se identifican con Malena ('Olvidé decirte quiero') y Candela ('La luz de Candela'), ¿qué hay de ti en ellas?

No se trata de que se parezcan a nadie, sino de que nos metamos en su piel y podamos sentir como ellas sienten, que es lo que he hecho yo. Afortunadamente yo no he tenido que pasar por esos trances. A Malena le he ido creando un universo a su alrededor que es de amores y desamores que han dejado huella. ¿Qué hay de mi en ella? Seguramente cierta sensibilidad a la hora de percibir la realidad, pero por lo demás no. Siento decepcionarte. 

Entonces, ¿no ha habido ningún putoMariodeloscojones en tu vida?

(Risas). No, lo que ha habido es una perrita, que sí existe.

La otra protagonista, Mía, la perrita de Malena, es como esa amiga que intenta siempre abrirte los ojos, ¿ha sido divertido ponerse en la piel de un perro?

Muy divertido. Del mismo modo que ha habido pasajes angustiosos, poder desdramatizar la situación desde el punto de vista de un perro y ver la vida a un palmo del suelo con los ojos de un animal que nos ve a nosotros extraños y que nos comportamos de manera excepcional ha sido muy divertido. 

¿Cómo llevas que te consideren una de las presentadoras más guapas de la televisión?

Es algo que me da mucho pudor. Cuando alguien sale por televisión tiene que estar preparado para todo. Estás expuesto y tienes que estar preparado para recibir críticas positivas y negativas. En este caso son positivas, pero no lo pienso demasiado. 

¿Salir por la tele ayuda a sufrir menos por amor?

Nunca me lo había planteado así. El trabajo y los sentimientos van por vías distintas. Nadie está exento ni de fracasar ni de triunfar en el amor. No hay fórmulas mágicas, ni profesiones mejores ni peores. 

¿Y se liga más?

No tengo la oportunidad de comprobar cómo sería mi vida si no saliera por la tele así que no lo sé. 

Compañeras de profesión como Lara Siscar y Ana Ibañez han sufrido acoso, ¿te preocupa que por tu exposición mediática te ocurra algo así? 

Afortunadamente en redes sociales el público suele ser bastante respetuoso y no he tenido que pasar por ningún trance desagradable. 

A pesar de considerar a tus libros como tus criaturas, con 39 años y sin hijos, ¿te han dicho eso de “se te pasa el arroz”?

La verdad es que nunca me ha preocupado demasiado el qué dirán. Creo que cada uno tiene que llevar su tempo y hacer lo que cree que tiene que hacer y ser feliz con su situación. 

Además de escribir, ¿qué hace Mónica Carillo cuando no trabaja?

Dedico buena parte de mi tiempo a mi trabajo, tanto a la labor periodística como a la escritura, y el resto del tiempo es al ocio, como cualquier persona. La playa es una gran evasión, me gusta mucho, y estar con los míos. 

¿Separas el trabajo de la amistad o te vas de cañas con tus compañeros? 

Tenemos muy buen trato. He hecho amigos en el trabajo y eso es una gran suerte. 

 ¿Cómo es Matías Prats en las distancias cortas?

Pues igual que le ves. Es un tipo con una gran experiencia, una gran responsabilidad y credibilidad y es consciente de ello, pero siempre lo utiliza a favor del equipo. 

¿Has aprendido mucho a su lado?

Claro, habría que ser muy torpe para no aprender a su lado.

¿Crees que la televisión pública está muy politizada? 

Estuve trabajando allí pero hace mucho que no piso Televisión Española y solo te puedo decir que le tengo un gran cariño al tiempo que estuve allí y a los trabajadores, donde también dejé a muchos amigos. Solo quiero que les vaya lo mejor posible. 

¿Y Antena 3?

Antena 3 es una empresa que tiene su línea editorial. Me parece que nos avala el hecho de que tengamos Antena 3 y La Sexta en el mismo grupo. Dos cabeceras con líneas editoriales marcadas me habla mucho y bien del grupo Atresmedia. 

Tal y como está el panorama político, ¿te ves repitiendo elecciones en unos meses?

No lo sé. Ya me gustaría saberlo. No creo ni que ellos lo sepan. Además, creo que hasta el último momento vamos a estar con la incertidumbre y se van a agotar los plazos. 

Y te va a tocar trabajar… 

Sí, eso seguro. Haya formación de gobierno o haya que ir a elecciones. 

¿Qué es lo peor que te ha pasado en directo?

Un ataque de tos. También las noticias de última hora que hay que improvisar, ya no solo por la parte profesional y periodística, lo cual forma parte de nuestro trabajo, pero hay pasajes muy duros como accidentes, y es duro en lo personal.

¿Para cuándo el siguiente libro?

No tengo en mente nada. Quiero disfrutar de este. 

¿Te ves futuro como escritora?

No sé si un futuro como escritora. Yo lo que quiero es una larga vida como autora y compaginando mi labor periodística también.