Compartir

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, se ha sentado con Pablo Motos en 'El Hormiguero' a hablar sin tapujos sobre el panorama político que hay hoy en día y otros asuntos mucho más personales, como que la última vez que se emborrachó pillándose un “buen pedo” fue “no hace demasiado y lo peor es que me tomé solo dos cañas, es triste”

A pesar de las discrepancias que tiene con Podemos, dedicó unas bonitas palabras a Manuela Carmena, definiéndola como una mujer “agradable, entrañable y bienintencionada”, y a Juan Carlos Monedero, que es su vecino y le cae bien porque coincidieron en la universidad y “el roce hace el cariño”

Cifuentes tuvo tiempo para hablar sobre la corrupción dentro de su partido y es que opina que “Rita Barberá debería ir a declarar”, además de que no cree que su presidente, Mariano Rajoy sea “el problema”

Precisamente él fue el protagonista indirecto del programa. Cifuentes le envió un SMS, porque “Rajoy no tiene whatsapp” invitándole a ir al programa. “No podría tener mejor valedora, Cristina. El Motos se aprovecha, así es que ya sabes”, contestó el presidente en funciones, dejando anonadado al presentador. 

Cifuentes terminó el programa bailando muy pegada a Pablo Motos, al igual que hizo Soraya Sáenz de Santamaría en su día.