Compartir

Noche de emociones fuertes en Guadalix de la Sierra. La octava gala de 'Gran Hermano VIP 4' tenía preparadas grandes sorpresas para los habitantes de la casa, especialmente para Laura Matamoros. La hija de Kiko Matamoros tenía que enfrentarse a la expulsión, junto con Alejandro y Rosa Benito, pero antes tuvo que reencontrarse con Javier Tudela y Francisco Nicolás.

Pese a que finalmente fue Francisco Nicolás el repescado por la audiencia, el hijo de Makoke y Laura Matamoros vivieron un tenso enfrentamiento al ver los comentarios que había realizado la hija de Kiko Matamoros durante su estancia en la casa. Eso sí, Laura solventó la situación con relativa comodidad y no tuvo reparos en asegurarle que “lo que dices viene de boca de tu madre”.

Ya en la sala de expulsiones, Laura Matamoros y Alejandro pudieron ver las 'lindezas' que el Míster le había dedicado en las últimas semanas. Así, la hija de Kiko cerró el debate pidiéndole que “espero que se lo digas a la cara a mi novio cuando le veas”. Sin embargo, ese encuentro deberá esperar porque fue Rosa Benito quien se convirtió en la séptima expulsada de GHVIP.

A su llegada a plató, la colaboradora de 'Sálvame' no dudó en contestar a todos aquellos que le reprocharon su actitud pasiva dentro de la casa y asegurar que “si he sido un mueble, he sido de los caros”.