Compartir

La noche del jueves fue realmente intensa en la casa de Gran Hermano. A falta de dos semanas para que llegue la gran final del reality, la dirección del programa decidió hacer dos expulsiones para liberar de concursantes el tramo final del concurso.

Pese a que todo el mundo preveía la marcha de Carlos, Ricky fue el primer expulsado de la noche bajo los fuertes abucheos del público, que decidieron recriminarle su comportamiento en la casa, especialmente por su trato a Sofía.

El propio Carlos se quedó derrumbado con la marcha del canario, ya que había encontrado en Ricky a su compañero de fatigas perfecto después de que primero su novia, Ivy, y su mejor amigo, Suso, para no quedarse solo en la casa de Guadalíx.

La gala 13 de 'GH 16' deja una sorpresa inesperada para todos los concursantes y la audiencia. Mercedes Milá daba el bombazo de la noche, anunciando la expulsión de Vera. El catalán había sido el menos votado por el público y el segundo expulsado de la noche.

Esa expulsión provocó un torrente de lágrimas entre todos los compañeros de la casa, sobre todo, Niedziela, que no daba crédito a lo que estaba viendo. Uno de los momentos más bonitos los regaló el propio Vera, quien se despidió de ella con una auténtica declaración de amor.