Compartir

La entrada en la casa de Raquel no ha supuesto lo que Suso esperaba. Pese a que la pareja parece que continúa adelante en su relación dentro del concurso, sus compañeros son testigos de los continuos altibajos que protagonizan. De hecho, poco antes de su primer intento de 'edredoning', Suso llegó a sentenciar: “Me aburres muchísimo”.

La frase, por la que Raquel podía haber puesto punto y final a la relación, llegó después de que la cacereña dudase de si ir o no a dormir junto al catalán. Parece que esta actitud, que ha llegado a calificar de “crecidita”, no gustó a Suso, por lo que decidió ir a hablar con Carlos.

Durante la conversación, el joven aseguró que con Raquel le sucede algo parecido a con Sofía: “Es guapa, pero no podemos hablar de nada. La tenía en la cama y no sabía que decirle. Para mí es muy importante la conversación con una mujer”.

Por ello, Suso no tuvo reparos en confesarle a Carlos que “estoy reprimido, y eso que vengo de pajearme”. Eso sí, pasada la tormenta, el catalán y la cacereña se reencontraron en la cama, regalándose apasionados besos y tapándose con la manta para protagonizar su primer intento de 'edredoning'.