Compartir

El pasado jueves, los expulsados de Gran Hermano 16 regresaron a la casa de Guadalíx aunque a una paralela en la que están concursante Suso, Sofía y compañía. Antes de irse a dormir, Maite, Muti, Raquel y Quique, habitantes de esa casa adyacente, empezaron a hacer pronósticos sobre el posible ganador de esta edición.

Quique, el penúltimo expulsado de GH16, confesó que seguramente Suso, Aritz o Han tienen todas las papeletas de llevarse el maletín con los 300.000 euros, algo con lo que discrepaba Raquel, la 'chica' del propio Suso.

“No lo creo. Esto es como lo que dijo Maite: que la gente de España va a votar antes a un español que a un chino. Esto es así. Y si me quieren largar mañana que lo hagan. Quiero muchísimo a Han pero que queréis que os diga, una familia humilde que lleva toda la puta vida currando…”, explicaba Raquel ante la incredulidad de sus compañeros y de gran parte de la audiencia.

Muti, presente en esa conversación, se sintió ofendido con esas palabras y volvió a formular la pregunta a Raquel, diciéndole si realmente creía que una expulsión entre Han y Aritz, la gente le echaría por ser de fuera. “Yo me siento español”, aseguraba el sevillano.

No contenta con esas palabras, Raquel (siempre en boca de Maite, con lo enemigas que eran antes), decidió seguir con ese discurso un tanto racista. “Estamos hablando de un chino con un bazar, no de un negro (…) Tiene más apoyo porque es gay, porque es diva, etc. Si Han fuera hetero, a lo mejor no hacía tanta gracia”, refrendaba la extremeña.

En las redes sociales sus palabras no han hecho gracia y han llegado a pedir responsabilidad a la dirección del programa.