Compartir

1¿Es verdad que las series españolas son peores que las facturadas en Estados Unidos o estamos ante o

¿Es verdad que las series españolas son peores que las facturadas en Estados Unidos o estamos ante otro complejo de inferioridad? Hay argumentos para sostener una cosa y la contraria y puede que, al final, todo sea cuestión de gustos porque bueno y malo, no nos engañemos, hay en todos los sitios. Y si no, ahí están los indices de audiencia que demuestran que las series españolas tienen mejor share que las importadas. O los datos cosechados en España por series míticas como 'Lost' o 'Breaking Bad' cuando algún canal patrio se ha animado con ellas. Y es que en los éxitos españoles, el reconocimiento propio, aquello de 'podría-ser-yo-mismo', ejerce un efecto imán con los televidentes.¿Qué tienen las yanquis que no tengan nuestras series? Unas gotitas de realidad sociopolítica, dosis de violencia en mayúsculas, unos presupuestos más altos, la ventaja de la paciencia de las teles y un 'target' mucho más definido y específico que facilita arriesgar, tanto en el guión como en la estética. Y aunque lo hayas escuchado muchas veces, aunque todo el mundo 'sepa' que 'The Wire' o 'Mad Men' son casi obras maestras de la televisión, sus audiencias han sido tradicionalmente pobres en todos lados, allí y aquí. Así es que…Pero hay que reconocer que algunos productos, en general los más arriesgados de la ficción nacional que pasaron con un perfil bajo por nuestra tele, comparten ciertos valores de estética, producción, tramas o ambientes con las series más reconocibles que los 'frikis' de las series devoran, sobre todo, a través de internet. Son series que podría ver un amante de 'The Wire'. Ciertamente, un pin to de encuentro. Estos son los productos con cierto regusto estadounidense en la ficción nacional porque en algún caso, incluso, sus capítulos no duran más de 45 minutos: 1.- Velvet No, esta no dura poco, pero es muy atípica…. ¿Una serie histórica, un culebrón, una serie femenina? Todo eso y más. Una serie atípica por mucho que los expertos aseguren que es el resultado del enésimo intento de un producto 'manoseado', una serie supuestamente dirigida al público femenino por su clima de 'culebrón' centrado en una historia de amor arrebatadora que puede con convenciones y clases sociales. Pero quedarse con eso es no ser justo con el trabajo realizado. Porque nos muestra algunos efectos especiales apreciables aunque no sean dignos de James Cameron y la producción genera una atmósfera digna de las mejores series norteamericanas, con un diseño de interiores y de vestuario sobresaliente.  Ofrece el aura de un producto bien diseñado, realizado y vendido que le ha dado a Antena 3 un factor diferenciador muy fuerte como fábrica de ficción frente a la competencia.Mezcla de amor, familia, venganza y poder, la serie, si bien no es Dowton Abbey resulta brillante y crece cuando asume su propia identidad, que no es otra que la de un culebrón de lujo. Recursos todos que funcionan, que forman parte de la existencia humana y, también de la tradición dramática, aquí y al otro lado del charco… por fortuna.

Atrás