Compartir

Pablo Motos es uno de los presentadores más famosos y polémicos de la televisión. El éxito de 'El Hormiguero' es completamente indudable y buena parte de culpa la tiene el valenciano. Siempre suele ser el entrevistador de todas las estrellas nacionales e internacionales, pero esta vez le tocó a él desnudarse ante Bertín Osborne

Motos comenzó hablando de su infancia, junto a su trabajadora familia, y su etapa joven dentro del trágico mundo de las drogas, en el que estuvieron metidos varios amigos suyos. “Uno acabó muerto en una cuneta de mala manera tras una persecución. Fue uno de los días más duros para mí, tocaba la guitarra con él y con una mirada nos decíamos todo”, contó emocionado. 

Aunque dice que él nunca las llegó a probar, ya que dijo que era alérgico a ellas para que no le tacharan de nada. Pero el relato de la vida del presentador que más llamó la atención a la audiencia fue en el que se sinceró por completo explicando sus operaciones de cirugía estética

Muy arrepentido por las decisiones que tomó para cambiar su físico, explicó todo el calvario que tuvo que pasar después de arreglarse la cara, los dientes y ponerse bótox. A pesar del riesgo que existía para Motos operarse la vista, debido a un ojo vago, dijo que lo quería hacer ese mismo día de la consulta, así que comenzó a ver doble durante muchísimo tiempo. 

Después, se operó los dientes y, a causa del nerviosismo por ver doble, los apretó tanto durante una noche que se los “arrancó” y tuvieron que volver a arreglárselos. “Al día siguiente, me levanto viendo doble y con los dientes hacia fuera”, dijo. 

La tercera de sus operaciones fue la más complicada, ya que se trató de una inyección de bótox alrededor de los ojos. “Me dejaron chino y dos bultos como Monchito”, contó diciendo que hasta los seis o siete meses no se le pasó el efecto.