Compartir

En España nos encantan las series de periodistas y por eso 'B&B' es una de las ficciones televisivas que más triunfan en la parrilla. Su reparto es espectacular y tiene todos los ingredientes para triunfar con un reparto de lujo, líos amorosos y una redacción de una revista de fondo. Entre tanto, el papel de Mario, interpretado por Fran Perea, cobra cada vez más fuerza y ha logrado ya mantener en vilo a toda la audiencia con solo un par de capítulos de la segunda temporada…

¿Cuál es la clave para que 'B&B' sea unas de las series del momento?

¡Bueno, bueno! (jajaja) Estamos ahí aguantando, tampoco tiramos las campanas al vuelo. Nuestro público es fiel, nos siguen de cerca dos millones de personas y te diría muchas cosas, pero pienso que, sobre todo, se debe a que hay un equipo de grandes profesionales detrás del proyecto que son los que hacen que 'B&B' sea lo que es. 

¿Fue muy dura la espera del estreno de la segunda temporada?

Puf…Es que esto es así. Cuando llevas ya unos años en televisión sabes que tu trabajo consiste en hacerlo lo mejor posible en la parte que te toca y lo demás no depende de ti. Lógicamente, cuando uno hace algo le gusta verlo, pero te acostumbras a que esto funciona un poco así, te haces a la idea. Yo, por suerte, tengo mucha diversidad de entretenimiento a nivel laboral, ahora mismo estoy embarcado en varios proyectos, así que mientras esperaba 'B&B' me fui también a rodar a Barcelona una TV movie y haciendo cosas para hacer la espera más liviana. 

Desde hace años se nota una renovación en la ficción española, ¿cuál es el mayor cambio que has notado de 'Los Serrano' o 'Al salir de clase' a 'B&B'?

Se van notando cambios en cuanto a la manera de rodar, sobre todo porque antes todo era a multicámara y de unos años para ahora se ha ido cambiando a un formato más cinematográfico. A nivel de calidad sí que he ido notando una evolución lógica, pero digamos que no ha sido un cambio brusco. 

Tu hermana es periodista, ¿a ti nunca te llamó la atención serlo?

Buf… ¡No sé yo, eh! (jajaja) La verdad es que tiene algo el contar la vida de otras personas y un compromiso de comunicar un mensaje, que es algo parecido a lo que hacemos los actores a través de los personajes, pero en el día a día se diferencia bastante la cosa. Aunque haya tirado por el lado interpretativo ahora estoy haciendo una colaboración mensual en un programa de teatro de RNE, que se parece un poco a ser periodista. Pero vamos, que ni lo soy ni pretendo serlo. 

¿Y fotógrafo?

Sí, la verdad es que me he acercado al periodismo por un lado o por otro, ¡pero no! (jajaja)

¿Refleja B&B la profesión periodística? Porque tantos líos amorosos en una redacción no lo veo yo… 

La ficción es eso, ficción. 'B&B' no pretende reflejar cómo funciona una redacción de una revista o de un magazine, sino usar el entorno para contar cosas que tiene que ver con lo que pasa en la calle. 'B&B' se sirve de una redacción, Velvet de unos grandes almacenes, el Comisario de una comisaría…

Con la serie 'Periodistas' hubo un 'boom' de matriculaciones en periodismo… 

Cuando una serie tiene éxito, se produce un efecto llamada, como pasó con 'El tiempo entre costuras', que crecieron las ventas de las máquinas de coser. Si lo haces bien y tienes éxito, hay ese efecto por el poder que tiene la televisión. Es por eso que hay que ser muy cuidadoso, y los actores no tanto, pero los guionistas y productores tienen una responsabilidad enorme. 

La semana pasada tu personaje, Mario, estuvo a punto de morir, ¿qué más le espera?

Buf… ¡No lo sabes, no lo sabes! Esta temporada es un sinvivir.

Adelántame algo. 

Que no va a haber tregua. La temporada viene fuerte, las historias son más extremas y mi personaje va a seguir metiendo las narices allá donde va y, claro, eso tiene sus consecuencias.

¿Y de tu relación con Martina?

En lo personal también hay una evolución de mi personaje. Decide tener una relación con ella e intentar que sea más estable, lo que pasa es que Mario tiene oscuridades que van a empezar a salir y que no van a facilitar nada la relación con Martina, que por otro lado también tiene su pasado y no va a ser fácil. También entra en escena un antiguo amor de Mario, que va a interpretar Elena Ballesteros, y eso va a producir ahí un conflicto y vamos a conocer un poco más de él. 

Juan y Mario son grandes amigos y dicen que el roce hace el cariño… ¿Nos van a dar una sorpresa?

(Jajaja) No, yo creo que Juan y Mario representan la amistad pura y dura, son dos amigos con mayúsculas. No se suele encontrar un amigo así en tu vida, es difícil y su amistad se ha ido generando al mismo tiempo que la mía con Dani Rovira. Tenemos muchas cosas en común, somos de Málaga, un sentido del humor muy parecido y es muy fácil trabajar con él, nos hemos entendido, nos lo hemos pasado muy bien. Es una suerte haberme encontrado con alguien así en el camino.

En el pasado capítulo disteis una idea de cómo sacar dinero de Suiza, ¿lo harías, como empresario que eres?

¡Estoy muy lejos de estar en esa situación de tener tanto dinero! En mi casa he tenido la suerte de tener una educación basada en los valores de la honestidad así que… 

¿Cómo le va a afectar a Mario la enfermedad de Candela?

Le va a afectar a toda la redacción porque es un pilar ahí dentro. Cuando en la temporada pasada llega Pablo, Mario es de los primeros en ponerse en guardia por su relación, así que fíjate en esta temporada. Vamos a vivirlo y sufrirlo todos. 

¿Te has planteado volver a la música?
Claro que sí, pero tengo mucho trabajo como actor y estos años he tenido muchas cosas, muchos proyectos. Quiero hacerlo, me encantaría volver, estoy componiendo y tengo temas, pero tengo que encontrar la manera y el momento.

El 1+1 son 7 fue todo un éxito, ¿cómo lo llevaste en su momento?

Fue una etapa muy curiosa de mi vida, aprendí mucho y no me lo esperaba, lo viví con mucha sorpresa. También vi cosas que me gustaban y cosas que no, y eso me llevó a tomar cierta distancia con los dos discos que estaban más ligados a 'Los Serrano' y a mi personaje en la serie. Tuve necesidad de distanciarme de aquello y edité mi tercer disco más tranquilo, decidiendo mi relación con la música y con el mercado, sin la presión de un contrato con una discográfica. Sigo haciendo canciones, pero no con la intención de que sean un éxito, sino de que conmuevan. 

¿Alguna vez te sentiste encasillado en Marcos?

Yo no, nunca he tenido esa sensación, porque he hecho muchas otras cosas. El encasillamiento viene de fuera, pero en ese sentido he intentado siempre cambiar, me gusta el cambio y así entiendo mi profesión. Después de irme de 'Los Serrano' hice otros papeles que no tenían nada que ver, intentas enriquecerte y darle al público algo diferente para que esto tenga sentido. 

¿Echas de menos trabajar con Antonio Resines?

¡Sí, joder, yo con Resi a donde sea y a donde quiera! (jajaja) Tenemos una relación muy buena y aquella experiencia nos unió mucho, es un referente y una persona de la que aprender. Le tengo mucha admiración y mucho respeto. 

Sé sincero… ¿Te gustó el final de 'Los Serrano'?

Buf…. Es que, ¿sabes lo que pasa? Cuando estás metido en esto… No puedo opinar de esto porque respeto mucho el trabajo de la gente que está ahí y sé lo complicado que es generar contenidos durante cinco años. Es una decisión que tomaron, colaboré echando una mano en el último capítulo, pero tenía que tener un final y tuvo ese. 

Para bien o para mal, quedó en la memoria de todos.

Claro, no sé si sería mejor o peor, pero impactante fue. Se sigue recordando tanto que, vamos, ¡un día habrá una plaza que se llamará 'El sueño de Resines'!

Esperemos que B&B no sea un sueño de Belén Rueda…

No lo sé, ¡lo descubriremos en el próximo capítulo! (Jajaja)