Compartir

Desde la primera aparición de Ruby Rose en la cárcel de 'Orange is the new black' no se habla de otra cosa. La actriz ha cautivado a toda la audiencia, e incluso a los que nunca han visto la serie, por su belleza inusual y enorme derroche de sensualidad frente a las cámaras y en Instagram, donde triunfa colgando imágenes suyas.

Rose se ha hecho viral por ser otro de los rostros de la historia de carcelarias que rompe con los estereotipos de género. Está completamente tatuada, tiene el pelo muy corto y unos ojos espectacularmente azules. Los encantos de la joven actriz llegan después de que conquistara la transexual Laverne Cox hasta al jurado de los Emmy, premio al que fue nominada por 'OITNB'.

La actriz de 29 años vivió una adolescencia difícil al ser lesbiana y sufrir acoso por ello. Por esto, lucha incansablemente contra el bullying y promueve la diversidad sexual gracias a la fama que le ha dado la serie y ser amiga de Justin Bieber. De momento, los seguidores de Rose crecen como la espuma.