Compartir

Juan Manuel Fernández Montoya, más conocido popularmente como 'Farruquito', reapareció ayer en televisión en 'Viajando con Chester'. El bailor flamenco repasó junto a Pepa Bueno cómo ha cambiado su vida desde aquel atropello en Sevilla en el que falleció Benjamín Olalla y por el cual estuvo tres años en un centro penitenciario de la ciudad hispalense.

“No tengo problemas en decir que era justo pagar lo que pagué por el accidente pero hay sitios en los que me han prohibido la entrada de por vida, ha reconocido. Farruquito confesaba que aún tiembla cuando piensa en lo ocurrido y que intentó contactar en varias ocasiones con la familia de la víctima. “No quisieron hablar conmigo y lo entendí”, ha explicado.

Pese al tiempo que estuvo en la cárcel y que le obligó a estar un tiempo sin poder trabajar, Farruquito ha asegurado que no tiene ningún problema económico pero que “no es rico”. El flamenco no da tanto dinero como se piensa. Nunca he recibido una subvención pese a lo que puedan pensar muchos”, aclaraba el 'bailaor'.

Por último, Farruquito quiso aclarar algunos mitos sobre el colectivo gitano. Aseguró que no son racistas y que la prueba del pañuelo es voluntaria. “Nadie exige nada”, concluía.