Compartir

Manu las tiene de los nervios. La relación entre Ruth y Paola está que echa chispas. La italiana se ha mostrado muy molesta con la actitud de Ruth y sobre todo con la decisión de Manu de irse a la cabaña del amor. No acepta deben grado que su rival pase tanto tiempo a solas con el cronista.  

Además, la velada romántica que han tenido en el plató con beso incluido ha dejado hecha polvo a la veterana. Los cinco meses que lleva pretendiéndole le están pasando factura y no se puede estar tanto tiempo persiguiendo algo sin conseguilo. La fatiga amorosa siempre sobreviene. ¡Es imposible estar siempre perfecta, simpática e inalterable!

El caso es que el reto de las chicas de Manu ha continuado y el turno ha sido de Ruth, La pretendienta le ha preparado un picnic en el plató, bajó las escaleras muy sexy con un vestido muy sugerente, colocó una toalla en el suelo y le pidió que se siente con ella. Un gesto inusual que e ha sorprendido a todo el mundo. Y es que solo faltaban la hierba, los árboles… y las cabras. A continuación le ha regalado un collar y una pulsera a juego. ¿Cómo han acabado? Como tenía que ser: han acabado protagonizando un beso apasionado. Las caras de las demás chicas de Manu eran todo un poema sobre todo, lo dicho, la de Paola.

Así es que la indignación de Paola crece por momentos. Y encima ahora viene la cita en la cabaña con Manu. La italiana parece derrumbarse y no puede aguantar que su rival la haya aventajado en la carrera llevando menos tiempo en en 'competición'. menos tiempo. En la cabaña pasó algo importante y su cita con Manu allí fue algo muy importante para ella y no soporta verle con otra.

El enfado de Paola es lógico. Tiene razones de sobra. Pero el caso de Ruth es distinto. Hay un detalle que tiene a todo el mundo 'mosca' y la primera a Emma García, que no entiende por qué Ruth tiene esa cara tan larga, cuando debía estar muy feliz. “Estoy contenta, pero me fastidia que pongan en duda que no me gusta, que no vengo a por él”, ha explicado. 

Además, Manu tiene las cosas claras, el tronista sabe que viene a conquistarlo, no tiene ninguna duda con ella, “cuando me miras, se nota que te gusto”, le ha dicho a la pretendienta.