Compartir

Llega el drama a '¿Quién quiere casarse con mi hijo?' de la mano de Sandro, o mejor dicho de sus dos pretendientes. Ya se lo olía el sevillano desde el inicio del programa, y fíjate que al final dio en el clavo desde el principio. Rá y Vicente, sus dos finalistas, mantienen un affaire que han mantenido oculto hasta el último capítulo. De hecho, para Sandro continúa siendo un secreto que le va a romper el corazón.

La final se acerca e hijos, madres y pretendientes se repartieron por distintos puntos de España y de Europa para encontrar el amor. Sandro y Rosa eligieron el País Vasco, que según Rá está a tiro de piedra de París, y allí el andaluz se declaró -con todas las letras de la palabra- a Vicente: “Nunca he sentido nada igual”, se sinceró Sandro antes de plantarle un beso para sellar una de las escenas más románticas del programa.

Y mientras el sevillano mostraba sus sentimientos ante toda España, Rá confesaba a Yos -ex pretendiente y asesor- que él y Vicente habían mantenido un affaire desde el principio. ¡Toma bomba! Eso sí, Sandro lo sabrá la semana que viene, como en las mejores telenovelas.

Hasta Berlín se fue Markus, María José y sus dos pretendientas. En tierras germanas hubo más que besos, por mucho que le pese Rocío. El modelo -del que toda la red está convencido que en realidad su pasión no son precisamente las mujeres- le confesó a 'su morena' que se había acostado con Sarita.

También cogió el avión la familia 'VIP' de QQCCMH. María Luisa y Rafa se decantaron por Avignon. El Richy Rich marbellí enseñó a Dely su 'pisito de soltero' y a Sandra su bañera. ¿Alguien duda que ahí también hubo más que besos?

A Diego, por su parte, tampoco le hubiese importado que sus citas hubiesen terminando entre las sábanas. Parece que al director de cine le está costando decantarse por una de sus dos chicas. Su madre ya lo ha hecho. Prefiere a Angie, o mejor dicho, no soporta a Bea.

En cuanto a David y Rosa, dejaron Madrid para irse hasta Galicia. Allí el hijo de la vidente dejó muy claras sus intenciones. Mientras que una cita se besaba con Noelia, en la otra prefería ver jugar al Real Madrid antes que pasar una romántica noche con Ana.

El próximo miércoles la penúltima ración de '¿Quién quiere casarse con mi hijo?'