Compartir

El cómico colaborador del programa La Tuerka, Facu Díaz, ha sido imputado por la Audiencia Nacional debido a un vídeo en el que aparecía haciendo una parodia de humor en la que relacionaba al Partido Popular con el grupo terrorista ETA. En el sketch se presentaba como un portavoz de los populares disfrazado como si perteneciera a la banda.

La polémica llegó con este vídeo que emitió el programa que dirige Pablo Iglesias ya que el supuesto político popular aparecía encapuchado y leyendo un mensaje en el que pedía el cese de la “actividad armada” por parte del partido y la liberación de destacados dirigentes.

La organización Dignidad y Justicia interpuso una denuncia por “humillación a víctimas del terrorismo”. El presidente de la asociación de víctimas del terrorismo alegó que el contenido de esa emisión traspasaba los límites de lo que ampara la libertad de expresión y constituía “una humillación, vejación, descrédito, menoscabo y escarnio” de las víctimas, delito tipificado en el Código Penal.

Ante esto, el humorista ha lanzado un comunicado en el que, tras las críticas recibidas, pedía disculpas por si había ofendido a alguien. No obstante considera que si no hubiese estado vinculado a Pablo Iglesias “nada de esto habría ocurrido” y afirma que seguirá haciendo humor. El líder de Podemos también ha defendido a Facu Díaz en la red con un “no a la censura, sí a la libertad de expresión”.

Pero Díaz se ha tomado con humor su imputación y ha escrito en su cuenta de Twitter: “Pues hoy ya van dos jodiendas. Me acaba de imputar la Audiencia Nacional por un sketch y me he quedado sin tabaco”. El apoyo al cómico está siendo unánime y los mensajes defendiendo la libertad de expresión imperan en las redes sociales.