domingo, 9 agosto 2020 16:58

Adán y Eva: Los celos se ceban con Sandra para conseguir lo que quería

El reality de desnudos paradisiacos, 'Adán y Eva', emitió ayer un programa diferente y que de bonito y amoroso no tenía mucho. Los celos de los concursantes fueron, por desgracia, el eje central del programa. Todo apuntaba a que sería una búsqueda del hombre de sus vidas más, pero las dos mujeres de ébano sacaron sus armas más ocultas en cuanto apareció su guapísimo Adán.

Sandra y Raúl se conocieron en la isla para seducirse entre ellos hasta que llegaron los dos contrincantes, Rosa y Miguel. El primer Adán había logrado enamorar a su Eva pero cuando vio la segunda opción decidió plantarle un buen beso. La joven chica negra se pilló un cabreo monumental hasta que llegó el otro guapísimo Adán.

Eso sí, Raúl se declaró fielmente vencedor de la noche en el programa, ya que sus dos diosas estaban perdidamente enamoradas de él. La colombiana ganó el concurso programado y pudo expulsar a un concursante. ¿Adivináis quién fue? Efectivamente, Rosa se quedó compuesta, sin novio y sin amistad. Adiós al cuarteto que mantuvo en vilo a los telespectadores durante toda la noche.

Con su contrincante fuera del concurso, Sandra pudo andar mucho más tranquilamente por la isla con sus dos hombres para ella solita. La rivalidad mujer contra mujer había terminado. Celosa, posesiva, criticada, burlona, son solo algunas de las cosas de las que se podía tachar a la Eva de ébano. Eso sí, el amor no entiende de barreras ni defectos, ya que Raúl decidió darle una oportunidad e intentar algo con ella fuera del reality y vestidos.

Artículos similares