Compartir

La doble expulsión anunciada por sorpresa la semana pasada en la casa de Gran Hermano ya se ha cobrado a sus víctimas: Luis y Juanma. El torero fue el primero en salir del reality para encumbrar ya la recta final del programa, con la favorita Paula dentro y los demás a su sombra. La gala no dejó indiferente a nadie, desde los concursantes hasta la audiencia, y pasando por los propios presentadores.

Cuando Luis fue expulsado, las líneas se volvieron a abrir para que, el menos votado, abandonara Guadalix de la Sierra. Todo parecía normal hasta que durante este tiempo la presentadora más carismática de la televisión, Mercedes Milá, se enzarzó con el polémico exconcursante Omar, que aun no estando en la casa, continúa dando guerra. Mucha guerra. Tanto fue que Milá le sacó una tarjeta amarilla como castigo por parte de la organización.

Entre los piropos de la presentadora al torero y los sollozos de Paula y Azahara, Juanma se convertía en el último expulsado. Las dos parejas de la casa se han quedado rotas mientras que Luis le contaba a Milá que “sufre más quién se queda que el que se va”.

La 15 edición de Gran Hermano llega a su fin cargado de sorpresas que están por llegar. Sólo ganará uno, comienza la lucha por la corona.