Compartir

Es uno de los cocineros más famosos de nuestro país, no sólo por los platos que prepara, también por su sentido del humor, por sus recetas sencillas y por el gran cariño que le pone a todas las comidas que prepara cada día en la televisión. Karlos Arguiñano es, sin duda, el cocinero más cercano y querido de los españoles. 

Más de 25 años en la pequeña pantalla, ha pasado por casi todas las emisoras, sobrevive a todos los programas de cocina-espectáculo que se crean y no usa nitrógeno líquido en sus creaciones, ¿cuál es el secreto de Arguiñano? Llevar el buen comer a las casas. La cocina tradicional es tu filosofía y “si es en familia, mejor”, razón que le ha llevado a sacar un nuevo libro de más de 300 recetas en las que combina “sencillez y cuchara”. Y que el humor nunca falte. 

Con todas las recetas que hay en 'En familia con Karlos Arguiñano', ¿cuáles son tus preferidas?

Elegiría algo de cuchara, eso seguro, y un arroz. La cuchara porque me encanta, es una magnífica forma de comer, siempre que se come de cuchara como primero parece que se entona el cuerpo y estás listo para meterte un segundo de lo que sea.

Y el arroz porque hay mil tipos y es tan barato, tan rico, se puede combinar con tantísimas cosas que da mucho juego. Yo así siempre he conquistado a las abuelas, a los policías y a los ladrones (risas). Comer bien le gusta a todo el mundo. No hay ningún tonto al que no le guste. 

¿Es posible comer bien hoy en día, con el poco tiempo que se tiene y el poco dinero que fluye en algunas familias españolas?

Llevo 26 años en la televisión y más de 5000 programas, siempre digo que comer no es caro. Se puede cocinar sano, barato y divertido, pero para eso hay que dedicarle un 'tiempito'. No te digo que toda la mañana ni toda la tarde, pero si que muchos están en el sofá y en Internet. Si te quitas media hora de eso te da tiempo a cocinar platos excelentes.

La excusa no es de que no hay poco tiempo, es que pasamos mucho tiempo en muchas cosas sin importancia, y la alimentación tiene mucha importancia. Por la boca entra la salud y la enfermedad. Si tu eres una persona bien alimentada, estas preparada para todo, sino estás enfermizo, o muy gordo, o no duermes bien. Merece la pena dedicarle tiempo a cocinar.

Lo valoramos poco…

Muy poco. No todo el mundo porque a mi me viene gente por la calle y me dicen: ¡muchas gracias lo que he aprendido contigo, Karlos!. Pues esos luego son los que se animan a hacer más cosas, como mis ingredientes son muy sencillos… Si lo hago yo, me ven hacerlo, lo harán, les saldrá bien y triunfarán. Así, el primer agradecido eres tú y luego los demás que lo prueben. El que no cocine no será feliz.

¿Cómo se añade ese ingrediente tan familiar que es 'el cariño'?

El cariño se demuestra cada día en las cosas, con todo el mundo. Son gestos, son historias. No te puede dar lo mismo hacer un arroz de mierda a tus amigos o a tu pareja que si tú le pones mimo, ese mimo aparece. ¡No cuesta nada y triunfas!

¿Y si es una persona vaga y a la que no le guste nada cocinar?

Los vagos son un desastre. Hay que tener ilusión por las cosas. A una persona vaga le dejaría sin comer. ¡No pilléis nunca un vago! (risas)

¿Cuál crees que es la cocina más influyente de España? 

Cada comunidad tiene su 'rollito'. En Euskadi somos muy de pescados, de 'pintxos'. En Castilla los asados, en Galicia tenemos calidad, en Cataluña y por el Mediterráneo los guisados y el pan tumaca, las sobradas en Mallorca. España es un mosaico muy grande de cocinas. 

Estamos en un momento en el que las dietas milagros y los caldos que adelgazan en pocos días están de moda, ¿qué les dirías a las mujeres que las hacen?

Que no se dejen engañar, que milagros no hay. La dieta más barata y mejor la tengo yo, ¡y no cobro! Se llama CLM, 'Comer La Mitad'. En lugar de comerte dos huevos, uno, en vez de dos cucharas de lentejas, una. Pero siempre de todo y desde la mañana hasta la noche. ¡Ah, y bebe la cuarta parte, no te metas ocho cañas de cerveza! (risas).

Apuestas por la cocina tradicional, ¿crees que para vivir una experiencia gastronómica es necesario comer comida de diseño, que además es carísima?

Si eres caprichoso y por descubrir cosas quieres ir un día a comer ese tipo de comida, puedes ir Si te gusta probar moderneces… Pero ese no es el futuro de la cocina, es la tradicional, la que hago yo. 

¿Qué le cocinarías a los políticos de turno?

Pues verdura de invierno y a algunos les diría que se vayan.

La semana pasada cancelaron tu programa por la imputación de la Infanta Cristina y con humor lanzaste un tuit recomendando recetas con chorizo, ¿Cómo definirías el 9N de Cataluña en una receta?

La gente que piense de una manera, ¿por qué no se va a expresar si piensan así? Creo que cuánto más control se les haga, mas independentistas habrá. Así que una receta, pues ¡pan tumaka para todos! (risas)

¿De dónde sacas todo el repertorio de chistes que cuentas cada día?

(Risas) Todos me los sé. Me vienen a contar uno y seguro que ya lo sabía.