Compartir

La casa de Gran Hermano vivió anoche una de las galas más esperadas del concurso, la noche de Hallloween. Un tanto tardía en esta ocasión, hasta Guadalix llegó una legión de zombies que dominaron la casa y obligaron a los concursantes a refugiarse. Allí, Luis, Jonathan y Loli conocerían su suerte o su desgracia en el caso de la 'mami' de la casa.

Loli fue una de las protagonistas de la noche porque la audiencia la expulsó de Gran Hermano con un 52% de los votos. La sorpresa entre sus compañeros fue generalizada y Luis, su contrincante en la batalla a tres, rompió a llorar desconsoladamente. En el plató Maika reaccionó con un “Judas también lloró cuando murió Jesús”.

Con ese ambiente de tensión, Loli llegó al plató y fue aplaudida por todos, o casi todos. Paco le recriminó varios comportamientos en la casa y no se levantó a saludarla. La 'mami' no le dio la más mínima importancia y empleó su tiempo en pedir trabajo. En concreto, la andaluza se dirigió a Belén Esteban: “Que me meta en su casa a cuidar a su hija”.

Mientras tanto, en la casa tenían que burlar a los zombies para llegar a la sala de nominaciones. Fueron momentos de carreras y gritos en Guadalix, pero faltaron los sustos típicos de la gala de Halloween en otras ediciones. Vitín y Omar, los primeros en nominar, se beneficiaron de romper el hielo y presenciaron 'in situ' todos los votos de sus compañeros. Un doloroso privilegio, ya que han salido nominados, que les servirá para administrar muestras de cariño durante toda la semana.

De los vallecanos esta semana se expone Vitín, mientras que Fran decidió dejar a Luis en la casa y Paula fue arrastrada por el juego de la inmunidad. Las primas, también nominadas a priori, fueron las ganadoras y se libraron de la nominación. De esta forma, subía la 'piñita bebé' a la palestra.

Además, otro de los grandes momentos de la gala lo protagonizaron Mercedes Milá y María Teresa Campo. La popular presentadora fue la celebrity elegida para entrar este jueves en la casa y se sorprendió al ver el escote de Milá. “Estas buenísima, se te van a salir”, comentó entre risas María Teresa.