Compartir

Omar y Lucía apuran sus días juntos en la casa y sus compañeros, excepto Alfredo y Vitín, se relamen esperando a que el jueves uno de los dos sea el expulsado por la audiencia. Los jóvenes madrileños han sido protagonistas de un triángulo amoroso, junto con Paula, que ha dado mucho juego y que, según Shaima, ha sido un montaje orquestado por Vitín.

La concursante del barrio ceutí de El Príncipe ha planteado entre sus compañeros esta hipótesis y parece que el resto no creen que esté desencaminada. En una conversación con Paula, Shaima apunta a que todo lo ocurrido dentro de la casa formaba parte de un plan elaborado antes de entrar en Guadalix.

La ceutí cree que Vitín ha movido los hilos para que Omar y Paula acercasen posturas y así provocar la entrada de Lucía en la casa. Así, el repentino desamor del madrileño con la 'hawaiana' sería una parte más del estudiado plan.

La versión de Shaima apunta incluso a que la idea inicial de Vitín y Omar se les habría ido de las manos y que los celos de Lucía no entraban dentro de la estrategia. Para argumentar sus sensaciones, la concursante recordó a sus compañeros que el de Carabanchel ha mencionado en varias ocasiones a la ganadora de Gran Hermano 12, Laura, que dejó a su novio para mantener un idilio con Marcelo.

El planteamiento de Shaima ha generado debate en la casa, algo normal dada la tensión que se respira con la pareja, pero no todos sus compañeros creen que los actos de Omar fueran para dañar a Paula. Sin ir más lejos, Azahara ha reconocido que ninguno de los dos le cae mal y que no piensa que tengan maldad. Sin embargo, para la expulsión del jueves apuesta por la salvación de Jonathan.