Compartir

Paz Herrera, ganadora de un bote de 1,3 millones de euros en el programa 'Pasapalabra', se tuvo que esconder durante más de un mes su pelo rapado para que en su pueblo no supieran que había ganado.

No podía dejar que le preguntaran hasta que el programa no fuera emitido por televisión. Herrera ha contado a El Mundo que una peluca fue la única solución que encontró, y que aun así, la gente de su pueblo, Torrelavega, le hacía comentarios y lo sospechaban.

Aunque ya no tiene que esconder el dinero debajo del pelo, la reconocen a cada sitio que va, incluso en el extranjero. Paz Herrera se autodenomina austera y así seguirá siendo. Arquitecta de profesión, la cántabra se ha convertido en una millonaria no anónima.