Compartir

En un principio, el invitado de ayer en el late night 'Hable con ellas' iba a ser Toni Cantó (a estas alturas sobran las presentaciones), pero un imprevisto de última hora le impidió estar en el programa y el propio actor y diputado de UPyD se disculpó vía Twitter y pidió al programa volver a ser invitado en otra ocasión. Así que en su lugar apareció en plató el polifacético José Luis Moreno (también sobran las presentaciones).

El caso fue que Moreno apareció y fue presentado como toda una estrella y él y su ego se sentaron en el sofá rosa a hablar con ellas, tal y como el propio nombre del programa indica ('Hable con ellas'). La superioridad que emana Moreno protagonizó buena parte de la charla (y mira que es difícil, ya que Montañés y Ramos no son precisamente las entrevistadoras más calladas del mundo), hasta que la conversación llegó al tema de las denuncias de algunos actores hacia el productor por impago.

La cara de Moreno cambió, su actitud también y esa aureola de estrella se transformó en humo negro, de ese que sale cuando algo huele a quemado. Yolanda Ramos dijo que ella había sido una de las afectadas; que nunca había cobrado 25.000 pesetas que se le debían por su trabajo en Noche de fiesta y la charla acabó en bronca.

“Me llamaron y me dijeron 'José Luis del primer día al segundo se nos ha caído el programa, échanos una mano porque tú eres un personaje muy popular y muy notorio. Pero echar yo una mano no es que me la echéis vosotros a mí al cuello”, espetó. Y se fue del programa, dejándolas a ellas ojipláticas y, por primera vez, mudas…