Compartir

Antonio Canales, el concursante de Top Chef que en el programa de ayer resultó expulsado por culpa del exceso de sabor a lechuga en su plato, se recupera favorablemente del accidente de moto que sufrió semanas antes, justo después de finalizar la grabación del talent show de Antena 3.

Canales, madrileño de 35 años, es desde 2011 chef ejecutivo de la Finca Fuente Pizarro, donde es la mano derecha de Pepe Rodríguez, el propietario de El Bohío. Canales, que fue dos veces semifinalista a cocinero del año, empezó a trabajar en este sector para comprarse una moto.

Según ha informado la productora del programa Boomerang TV, el cocinero evoluciona bien, si bien no pueden facilitar más datos “por expreso deseo de la familia”.