Compartir

Kiko Rivera se sentó en 'Sálvame Deluxe' y no dejó indiferente a nadie… tampoco, nos imaginamos, a Jessica Bueno, la madre de su hijo y expareja, que sin duda fue la que peor parada salió de la entrevista.

El hijo de 'la Pantoja' nos ofreció momentos llenos de emoción cuando hablaba de su hijo y de las circunstancias que rodean a la actual relación con Jessica.

“Llevo tres semanas sin ver a mi hijo”, aseguró Kiko.

Preguntado por Jorje Javier sobre las razones de esta situación, Kiko no supo decir por qué y afirmó que no localizaba a Jessica.

“Jessica es muy dominanta. Tiene dominada a toda su familia. A su madre la tiene en Eibar, ¿para qué? ¿para que tú salgas por ahí y te cuide al niño?”.

Y es que Kiko no le negó la posibilidad a su expareja de que se enamorara de nuevo [está junta al futbolista del Eibar Jota Peleteiro] y que sea feliz, pero le recordó que le estaba negando la posibilidad de ejercer de padre.

El ahora dj desveló además que el tema está en manos de los abogados ya que asegura que se ha llevado al niño sin su consentimiento, lo que le ha llevado a asegurar que a él le ha demostrado que es una mala madre.

Kiko no se mordió la lengua a la hora de contar los detalles más intimos de su relación con Jessica, como que tuviera que dormir en el sofá los tres meses siguientes al nacimiento de su hijo porque ella quería dormir con su madre o que Jessica no quería ir a Cantora durante el embarazo porque se sentía incómoda.

El hijo de Isabel Pantoja aseguró que se dio cuenta de que se equivocó con Jessica a los cuatro o cinco meses de estar embarazada y que no congeniaban en la cama. “Sinceramente no me lo pasaba bien en la cama con ella”, dijo Kiko, que desveló que no se sentía deseado por ella.

Haciendo un poco de balance después de todo lo ocurrido, Kiko aseguró que para Jessica ha sido todo una película y dijo que “hoy en día” estuvo con él por ser famoso. “Si no se echaría un novio panadero de su pueblo”, aseguró.