Compartir

El novel realizador Tom Elkins viene a unirse al pequeño grupo de cineastas apocalípticos que intentan devolver al género de terror su razón de ser en los tiempos actuales. Porque romper las paredes de lo que llamamos realidad, tan penosa en los tiempos que corren, ponerlo todo boca abajo, ha sido siempre la raíz ontológica del cuento de miedo.