Compartir

El chef Ramsay ha cambiado los fogones de Pesadilla en la cocina por las habitaciones de los peores hoteles de Estados Unidos. El nuevo trabajo de Ramsay es salvar algunos establecimientos de la quiebra absoluta.