Compartir

“Están implícitos en su trama y su historia diferentes temas que atañen a los dos países. Yo no he visto eso en la televisión estadounidense y el hecho de que va a llegar a cientos de países al mismo tiempo seguramente va a traer a la mesa ese refresco de memoria”, dijo el protagonista de la cinta, el mexicano Demián Bichir, en una rueda de prensa.

La historia de “The Bridge”, que se estrenará mundialmente el próximo 15 de julio, comienza cuando en la línea divisoria aparecen dos cuerpos partidos por la mitad y unidos, el de una estadounidense y una mexicana que resulta ser una joven fallecida en Ciudad Juárez.

Desde la década de los noventa, esta urbe fronteriza con El Paso (Texas) ha sido testigo del asesinato de más de 700 mujeres, la mayoría de ellos sin resolver, una tragedia que los guionistas de la serie han querido señalar.

“El hecho de que una serie hecha en Estados Unidos hable de las muertas de Juárez es muy interesante sobre todo por la ventana que esto va a tener”, dijo Bichir, quien aseguró que ayudará a que personas de todo el mundo refresquen en la memoria “los problemas que todavía tenemos que resolver”.

Bichir, nominado al Oscar al mejor actor en 2012, interpreta a un agente de policía que se ve obligado a unir sus fuerzas y superar sus diferencias con otra agente estadounidense, interpretada por la alemana Diane Kruger, con quien tendrá que resolver los misteriosos asesinatos.

Dos protagonistas totalmente distintos entre sí, un hecho que, según el intérprete, trata de resaltar lo diferente que son ambos países, pero lo necesario que es que se unan para solucionar los problemas.

“Me gusta mucho la idea de representar a un ser humano real, Marcos Ruiz, un hombre que cree que sí puede significar la diferencia, sobre todo en el mundo en el que se desarrolla, pero no es ningún ángel tampoco”, explicó.

En opinión del mexicano, muchos de los temas sobre los que habla “The Bridge” no han sido tratados en la televisión estadounidense como “la violencia, la corrupción, el narcotráfico o el problema migratorio”, responsabilidad de ambos países.

“Habla de todos estos temas en los dos lados de la frontera, la violencia y la corrupción” y cómo los estadounidenses, que siempre aparecen como los menos responsables, “están involucrados en el tráfico de seres humanos y trabajadores indocumentados a niveles muy altos de Gobierno”.

Aunque no sabe si la serie ayudará de algún modo a resolver los problemas, puesto que “son los políticos” y no los ciudadanos “los responsables” de ellos, sí que ayudará a que ciertos temas no se olviden.

“Cada vez que un problema aparece, aparece uno mayor que diluye el anterior y depende de todos nosotros hablarlo constantemente, recordarlo, para que (los Gobiernos) sepan que hay una lista muy larga de pendientes que tienen que resolver”, apuntó.

En opinión del artista de 49 años, la única manera de que los ciudadanos recuperen la confianza en sus gobernantes es que haya justicia.

“Hay una enorme responsabilidad desde el Gobierno federal de traer ese tipo de nueva esperanza a la gente y la única forma en la que nosotros podemos recuperar esa confianza en los gobernantes es precisamente ver que se haga justicia”, dijo el intérprete.

La serie, emitida por el canal FX, se exhibirá en 250 países a través de operadoras de cable y ha sido traducida a 35 lenguas.

El capítulo piloto de la serie fue dirigido por el mexicano Gerardo Naranjo (“Miss Bala”) y el resto quedarán en manos de distintos directores.