Compartir

Una cocinera rusa de carácter imposible, un dueño cubano incapaz de organizarse y el lenguaje de los gritos como forma de comunicación amenazan el futuro de “El chiringuito del Tío Matías”.