Compartir

Corina está indecisa y el motivo de su indecisión son dos personas: Diego y Pascual. Si estando en Canarias Diego ganó puntos con la princesa, en Roma Pascual ha querido ir a por todas y no desaprovechar
la oportunidad de conquistar a su amada. Y lo ha conseguido: decidió
sorprenderla en su habitación con una cama de rosas y una copa de vino
blanco y la romántica velada acabó con un apasionado beso entre los dos.

Ajeno a lo que estaba ocurriendo a miles de kilómetros, Diego ha extrañadoo mucho a Corina en Canarias y no ha dudado en dejar por escrito un diario con todos sus sentimientos hacia la rubia: “Querida Corina, cada día te echo más de menos… Aún sueño que tú seas la princesa de mi cuento”, escribía sin imaginarse que su princesa se estaba besando con otro.

A la vuelta de Roma, Corina se encontró con una desagradable sorpresa. En su ausencia, los chicos habían conocido a Alyson, una americana que se dejó querer por todos y que enamoró a Brian. Visto lo visto Corina tuvo claro que la calabaza era para Brian,que al recibirla no dudó en entregársela de nuevo a Corina para irse con su nueva princesa.

Pero el verdadero mal trago de la noche fue para Diego. Igual que Luján Argüelles le había enseñado a Corina lo que habían hecho los chicos en su ausencia, tampoco quiso desaprovechar la ocasión para que los que se quedaron en Canarias vieran lo que habían hecho su princesa. Es ahí cuando todos ven las imágenes del apasionado beso entre Pascual y Corina. La tensión entre Diego y Pascual se podía cortar con un cuchillo. Finalmente, Corina trató de explicarle sus sentimientos a Diego para que supiera que le gustaba mucho, pero que estaba dudando entre los dos. Le pidió que tuviera un poco de paciencia y así consiguió calmarle.