Compartir

Un argentino guaperas, un niño rico de papá, un gay presumido, un pueblerino y un friki. Podría ser el comienzo de un chiste pero no lo es. Estos son, a grandes rasgos, los cinco perfiles de solteros  en busca de amor en la nueva temporada de 'Quién quiere casarse con mi hijo' (QQCCMH), que el pasado lunes pudimos ver en una emisión de especial de Cuatro, presentada por Luján Argüelles, y que esta temporada tendrá una novedad especial: por primera vez habrá un padre asesorando a su hijo en el amor.

Alexis y Armando

El padre es Armando y está forrado. De ahí que tema que a su hijo le coja una pretendienta cazafortunas sólo por su dinero. Alexis tiene 26 años y además de hijo de papá trabaja con su progenitor vendiendo coches de lujo. Ambos tienen un alto nivel de vida y numerosos coches de lujo. El prototipo de Alexis: atractiva, inteligente, buena ama de casa, confidente, amiga, compañera…

Víctor, el niño grande

Tiene 29 años, pero muchos menos de mentalidad. Adora los peluches, los animales y los dibujos animados. La madre de Víctor es la que le hace todo: la comida, lavarle la ropa, comprársela… Él está dispuesto a enamorarse y a abandonar el nido, pero su madre esto último no lo ve tan claro.

Roi y Belén

Roi es el gay de la temporada y está muy unido a su joven y guapa madre, del que dice de su hijo que es el James Dean del siglo XXI. Roi tiene claros sus gustos: su hombre tiene que ser un chico marcadito pero no musculoso, muy masculino y con un físico parecido al suyo.

Leo, el argentino seductor

Leo tiene 27 años y sólo lleva dos años en España. Tiempo suficiente para haber demostrado sus dotes de seductor en nuestro país. Engatusador y peligrosamente seductor, juega al rugby y tiene muy claro que su futura mujer no le puede dar a elegir entre ella y su madre porque entonces, lo tiene claro: se queda con su 'vieja'.

Fran, el pueblerino

Con 29 años ha nacido en un pueblo y ahora se define como urbanita. Asegura que las novias que ha tenido siempre han sido más guapas que él pero dice que su secreto es el carisma y la confianza en sí mismo. Su madre busca para su hijo alguien como ella: que viva por y para su marido y que sea muy limpia. Vamos, limpia hasta el extremo.